Ahorra al estilo japonés

¿Eres un desastre cuando de ahorrar se trata?