¿Eres un desastre cuando de ahorrar se trata? Te entendemos, sabemos que no resulta muy fácil que digamos ser una experta en ahorros, sin embargo, no es imposible. Kakebo, es un libro de ahorro enfocado principalmente en el hogar y puede resultar una gran opción para ayudarte a manejar tus finanzas.

La cultura japonesa se ha caracterizado por el trabajo arduo y duro, por la dedicación y su excelente administración. Japón es considerado uno de los países con mayor tasa de ahorro en el mundo, 25% entre los países industrializados. Por eso, nuestro consejo de hoy es, ¡ahorra al estilo japonés!

Kakebo es una adaptación del ‘Kakeibo’, un libro de finanzas orientado en el método de ahorro más utilizado en Japón, este sistema se adapta perfectamente para llevar las cuentas de la casa y de nuestro día a día. Surgió en 1904, su autora fue Motoko Hani, quien además fue la fundadora de la primera revista femenina del país. Su finalidad estaba orientada en «manejar la economía del hogar y darle poder a las mujeres de la nación».

A principios del siglo pasado esta herramienta buscaba que las mujeres, quienes administraban el dinero de sus esposos y del hogar, pudieran gestionar las finanzas y además, disfrutaran de lo que ahorraban para sí mismas y tuviesen poder e independencia económica. Normalmente, lograban guardar para ellas un 15% de los ingresos.

¿Cómo funciona Kakebo?

Este libro es un compromiso escrito de ti misma-contigo misma, es una manera «formal» de obligarnos a asumir nuestros ingresos y egresos financieros. Kakebo se divide en: trimestres, semanas y días. Lo conveniente para que funcione a la perfección es anotar cada mes el dinero que percibimos y restamos los gastos fijos, esto determinará con cuanto disponemos para pasar el mes. También debemos establecernos un objetivo mensual, un promesa inquebrantable que represente un cambio en nuestro hábito monetario y una proyección de lo que ahorraremos.

El libro cuenta además con cuatro categorías: supervivencia (gastos indispensables más allá de los fijos); ocio y vicios, cultura y extras (gastos que representen imprevistos, regalos o caprichitos). El dinero que nos gastemos se resta del capital del monedero para dar finalmente la suma de lo que hemos conseguido ahorrar.

¡Disciplina y voluntad!

El secreto de Kakebo es sacar las cuentas de cada día para hacerte analizar sobre las cosas prescindibles, sobre lo que necesitas para mantener unas finanzas sanas. Sí, necesitará un poco de disciplina, pero al final del mes tu bolsillo lo agradecerá. Este libro enfocado en el método de ahorro japonés te brindará consejos y trucos para que tomes decisiones acertadas e inteligentes a la hora de comprar. Sin embargo, recuerda, este mecanismo solo funciona como una guía para ayudarte a administrar, lo cual no quiere decir, que ahorra por ti. 

No es necesario que salgas corriendo a comprar el Kakebo, si puedes hacerlo buenísimo, pero te aconsejamos que adoptes la metodología y la implementes en una libretita que ya tengas, así le darás tu toque y podrás disfrutarlo más. También puedes descargarte algunas plantillas de internet que encuentres gratis. Lo más importante que debes tener presente es que todo es cuestión de voluntad y muchas ganas.

Comparte tu opinión