«Nadie va a venir a validarte ni a echarte porras; nadie cree en ti más que tú»

Pero, más allá del prestigio obtenido, ¿sabes qué fue lo mejor que me dejó la decisión de freelancear en aquel momento? Algo valiosísimo de mí misma: que soy capaz.