Sshhh, no lo cuentes (hasta que se manifieste)

Lo tenía, era mío… al menos eso pensaba yo. Me había ido increíble en la entrevista de trabajo: súper click con el de recursos humanos, el puesto de mis sueños en una empresa transnacional de alto prestigio. Al salir me tomé un café con mis amigas y les conté todo, ¡estaban felices! Brindamos por mi …

Sshhh, no lo cuentes (hasta que se manifieste) Leer más »