por qué el segundo amor resulta mejor que el primero