En confinamiento: empieza a escribir tu diario, ¡como cuando eras niña!

Cuando hablamos de diarios, nos imaginamos a esa niña del cole que se sentaba a escribir y escribir en una libreta con candaditos para que nadie accediera a nuestros secretos. ¡Qué tiempos aquellos! ¿Qué tal si nos dedicamos unos minutos al día a revivir estos momentos? Es la mejor terapia para sanar.