qué hacer cuando se va la creatividad