un mes del temblor

Estar viva no es respirar…

Ante nuestros ojos se desplomó el viejo edificio color café de los vecinos del 286 y la nube blanca que produjo la caída, nos envolvió dejándonos sin aliento.