Por: Magdalena Pérez

Es la nueva técnica de maquillaje que hará lucir tu piel perfecta y llena de luz. Es el novedoso make up no make up, el verdadero menos es más del maquillaje.

Atrás quedaron los días en que el contouring perfilaba el rostro de la mujer haciéndole lucir unos rasgos “perfectos”. Este año la perfección se traslada a la piel. Si el contouring apostaba por “ocultar” tus defectos, la nueva técnica de maquillaje, el strobing, apuesta por reflejar tu belleza más natural iluminando las partes altas de tu rostro. Esta temporada, los rostros se dejan ver más naturales y hasta más juveniles. Los productos de belleza apuestan por pigmentos nude e iridiscentes, volviendo al strobing la técnica favorita porque hace brillar la belleza femenina con una luz muy natural.

Contouring vs strobing

El contouring se estuvo usando muchísimo los últimos años. Se trataba de perfilar tus rasgos con correctores de distintos colores para corregir los “defectos” del rostro. Líneas de corrector oscuro se dibujaban a un lado de la nariz para hacerla más pequeña, bajo los pómulos para resaltarlos y en todo el contorno de la cara para marcar quijada y frente; un corrector beige iluminaba el puente de la nariz y el corrector verde corregía todas las rojeces de tu cutis. La base de maquillaje era obligada para ocultar las correcciones. Y aunque el maquillaje era muy cargado y poco natural, la gran ventaja del contouring era que te dejaba luciendo unos rasgos “perfectos”.

El strobing, por su parte, no pretende ocultar sino reflejar; no oscurece, ilumina. La gran apuesta del strobing es reflejar tu belleza natural dando luz a toda tu cara; no necesitarás correctores ni bases de cobertura amplia, basta que tengas en tu kit de maquillaje un producto iluminador y una base ligera o una bb cream. El resultado de la técnica strobing es una piel llena de luz y muy natural. Es el muy nuevo y cotizado make up no make up.

Ilumínate

En 4 sencillos pasos puedes lograr el efecto strobing:

  1. Hidrata tu piel. El principal objetivo del strobing es que luzcas una piel sana. Limpia, protege e hidrata tu cutis todos los días dos veces al día para hacerlo lucir naturalmente limpio y fresco aún sin maquillaje.
  2. Blush. Mantén tus mejillas con un tono lo más natural posible. Elige un blush rosa sutil si eres de tez blanca; y un durazno si tu tez es más morena. Aplica el color sólo en la manzana de las mejillas.
  3. Ilumina. Los verdaderos aliados del strobing son los iluminadores. Sin importar la forma de tu cara, las zonas a destacar siempre son las mismas: pómulos, puente de la nariz, arco de la ceja y, si lo deseas, mentón y frente también. Aplica el iluminador con el dedo o con una brocha de abanico en esas zonas altas de tu rostro e inmediatamente notarás cómo reflejas la luz. De día o de noche, en interiores o en exteriores, esta técnica es muy versátil y las puedes utilizar en todo momento pues una piel sana y fresca no pasa de moda
  4. Complementa. Como la propuesta del strobing es un look muy natural, no necesitarás más que un poco de mascara y labial para completar tu look. Si quieres seguir en la línea del make up no make up, decídete por un labial nude. Pero si te atreves, los tonos rojos, corales y rosas vibrantes contrastan de manera perfecta con el strobing.

 

Foto tomada de www.thefairytalemakeupartist.co.uk 

TUTORIAL

 

Comparte tu opinión