Banner-Kena-Horoscopos-2021-Descarga-Revista

Es un nuevo año, y vaya que es diferente. El mundo cambió mucho desde la última temporada «alta» de la moda. 

En lo que sería una previa a lo que viene, el «Pre-Fall« de Maison Valentino, tomó lugar ayer en la ciudad de Nueva York y dejó un mensaje muy claro de esperanza, unión y progreso. Un mensaje de la «América que todos soñamos».

En las anotaciones a la prensa Pierpaolo Piccioli escribió: «esto se inspira en la América que todo el mundo sueña,’The American Dream’, de la esperanza». Este efecto se produjo al paso de las modelos, quienes caminaron al ritmo de a la melodía de Nina Simone que cantaba «es un nuevo amanecer, es un nuevo día, en una nueva vida…» El público, sin duda, lo agradeció pues en el ambiente americano se sienten en este momento muchos nervios y ansiedad, esto por la próxima toma presidencial. 

Piccioli, quien viene de un triunfo inequívoco en su última pasarela, continuó deleitando a su público con piezas victorianas que transmitían una feminidad serena y feliz. La mayoría de los vestidos cortos los combinó con botas de cuero; los finos hilos, los textiles traslúcidos y bordados embelesaron al espectador, ¡pura belleza! El lugar, los dos últimos pisos bajo el techo de vidrio del Beekman Hotel, combinados con la música y las piezas que se desfilaron generó un sentimiento que, sin duda, transmitió una serena alegría.

Valentino, quien está viviendo un buen momento al presentarse en esta época en la ciudad de Nueva York, está también aproximándose al mercado de la alfombra roja en la temporada de premios. Varios estilistas estuvieron entre el público y, estoy segura que algunos de estos atuendos los veremos pronto en las actrices nominadas a diferentes premiaciones, incluyendo a los de la Academia. 

En fin, fue la mañana perfecta porque mezcló la moda, por cierto una camisa traslúcida de piel de culebra con un trabajo intrincado me cautivó, con la música y una luz natural que, en la cuidad del caos que actualmente atraviesa por la angustia «pre-toma presidencial», se sintió por un ratito con una paz esperanzadora. 

Comparte tu opinión