Veuve Clicquot: un tributo vibrante a Yayoi Kusama y un mensaje de esperanza para el mundo

Veuve Clicquot y la enigmática e icónica artista japonesa Yayoi Kusama, envían al mundo un mensaje de paz y esperanza a través de una edición de colección única y colorida que celebra a La Grande Dame 2012.

Para Veuve Clicquot era esencial asociarse con una personalidad icónica y comprometida como Yayoi Kusama. A pesar de estar separadas por 150 años y miles de kilómetros entre sus países de origen, Madame Clicquot y la artista comparten increíbles similitudes entre sus vidas, éxitos profesionales y un único objetivo: obtener la independencia y conquistar el mundo.

Para Madame Clicquot ese objetivo llegó cuando con tan solo 27 años de edad, tomó las riendas de la Maison de Champagne tras quedar viuda.

Yayoi Kusama; emprendedora del mundo

Yayoi Kusama emprendedora del mundo
Yayoi Kusama emprendedora del mundo
Foto de Flickr

La Grande Dame, se convirtió entonces en una de las pocas mujeres emprendedoras del mundo en ese momento. Ella revolucionó el mundo del champagne con sus principales innovaciones, incluida la creación de la primera cosecha conocida en 1810, la creación del primer rosado mezclado conocido en 1818 y el diseño de la botella Maubeuge, que todavía se usa en la mayoría de las casas de champagne.

«Deseo que mi marca ocupe el primer lugar en Nueva York, como en San Petersburgo» escribió Madame Clicquot en 1831 en una de sus muchas cartas.» 

Yayoi Kusama por su parte, conquistó audazmente el mundo del arte occidental, que en ese momento era profundamente masculino. Nunca cedió a ninguna presión, a veces pintaba durante casi dos días y dos noches seguidas. Pintor, escultor, autor, artista de performance, cineasta: hay tantas cuerdas en el arco de Yayoi Kusama.

Arte de Yayoi Kusama
Arte de Yayoi Kusama
Foto de Pixabay

Cada talento la ayudó a convertirse en una de las pocas artistas femeninas de esta época capaces de ganarse la vida con su arte. Fue pionera en su campo para ofrecer experiencias inmersivas, especialmente con sus Infinity Nets y Mirrored Rooms. Ofreció una nueva relación con el arte, una en la que el cuerpo y la mente son parte integral del trabajo.

«Me prometí a mí misma que conquistaría Nueva York y me haría un nombre en el mundo con mi pasión por las artes y mi energía creativa». Yayoi Kusama.

Aunque distanciadas por el tiempo, estas dos mujeres están unidas por su amor a la belleza, el cuidado riguroso, las exigencias impecables y la atención al detalle en cada una de sus creaciones.

Yayoi Kusama y Madame Clicquot nunca se limitaron a crear algo bueno y hermoso, siempre optaron por ir más allá de los límites para ser decididamente diferentes. Y a lo largo de sus carreras, ambas mujeres persiguieron esta búsqueda de la excelencia y la vanguardia.

Un buen champagne
Un buen champagne

Madame Clicquot entendió también, que un buen champagne no era suficiente para hacerse una reputación mundial; la botella, la etiqueta y el diseño eran tan importantes como el vino en sí. Entonces decidió prestar atención a la belleza del producto, así como a la perfección del champagne. La Grande Dame 2012, es un vino que es a la vez preciso y delicado

Es juguetón, animado, risueño. Esta nueva añada ofrece una fuerte mineralidad llevada por Pinot Noir, equilibrada con la frescura de la mezcla. Su potencial de envejecimiento es inmenso.

La destreza enológica y ADN de La Grande Dame 2012, radican en el la excelencia y armonia del Pinot Noir. Una extraordinaria uva que se expresa de manera diferente dependiendo de su terruño, exposición y que determina si un año será declarado añada o no.

La Grande Dame 2012, con su composición versátil de 90% de Pinot Noir y 10% de Chardonnay de Grands Crus of Avize y Mesnil-Sur-Oger en la Côte des Blancs, impulsada por el extraordinario savoir-faire de Veuve Clicquot, no solo es una delicia hoy, sino también una promesa de celebración en los años venideros.

El resultado de esta edición limitada de colección, es el vibrante tributo que Yayoi Kusama hace a «La Grande Dame» de Champagne, Madame Clicquot. El resultado de esta pieza también toma forma como un objeto especial que eleva la cuvée Magnum de La Grande Dame.

Su patrón de lunares característico que recuerda las burbujas de champagne que encarnan La Grande Dame 2012. En esta magnifica asociación, los universos creativos de Yayoi Kusama y Veuve Clicquot se mezclan en una brillante, atrevida y optimista obra de arte.

FUENTE: VEUVE CLICQUOT


EL TÉ MILAGROSO DE TAMARA FALCÓ

¡Síguenos en nuestras redes sociales para que no te pierdas ninguna receta de KENA!

InstagramFacebookPinterest y Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos @KENArevista!

Acompáñanos en nuestras redes sociales y no te pierdas ninguna nota de KENA.