La importancia del vínculo entre madre e hijo es una de las cosas más indestructibles que hay. Es necesario que sepas todos los detalles al respecto y fortalezcas mucho más esa unión.

Mamá y bebé unido: desarrollo garantizado

¿Cuáles son los beneficios de esta unión?

«Mantenerte cerca de tu bebé puede ayudarte a entender las señales que te envía, lo que puede ser benéfico para su salud y bienestar», dice la nutrióloga Elisa Gómez Reyes, gerente médico de Abbott.

Imagen: Komunika LATAM

Imagen: Komunika LATAM

Beneficios que genera el fortalecer vínculos con tu bebé

  • Sistema inmune optimizado: Gómez explica que «el contacto piel a piel poco después del nacimiento promueve la lactancia y ayuda a establecer la producción de leche, además debemos considerar que, por sí misma, la leche materna ayuda a desarrollar un sistema inmunológico saludable».

 Pero hay una noticia increíble para ti. Si eres de esas madres que utiliza el método madre canguro (llevar a los bebés y mantener un contacto piel a piel con su madre): es una de las formas más efectivas de aumentar el éxito de la lactancia exclusiva.

“La leche materna es nutritiva y apoya el desarrollo de muchas maneras, una de esas formas es que proporciona un componente bioactivo llamado oligosacáridos de leche humana o HMO, que ayuda a fortalecer el sistema inmune y digestivo del lactante, lo que constituye el tercer componente más abundante en la leche materna y que ha demostrado beneficios en la salud digestiva e inmune del lactante”, expuso Gómez.

  • Desarrolla el sistema cognitivo: durante esta etapa de besos y abrazos, el cerebro de tu bebé construye enlaces o conexiones que lo unirán de forma inexplicable a tu voz, tu olor, tu piel. ¡Esto es realmente increíble!

Por este motivo, la muestra de amor y cariño que tengas con tu hijo estará vinculado con el avance en su desarrollo y lo hará una persona segura con el paso de los años.

“Está preparando el terreno para el aprendizaje, la memoria y la cognición», refiere Gómez.

  • Necesidades alimenticias garantizadas: la experta explica que mientras mejor conexión tengas con tu hijo, entenderás de forma más concreta cuándo el niño está llorando por hambre. Queda de tu parte brindarle la lactancia necesaria para que tu hijo tenga un crecimiento saludable.

Pero no todo termina ahí. Así como lograrás entender cuándo tu hijo llora porque quiere comer, también captarás las señales del momento en el que queda satisfecho, como por ejemplo: “morder o rechazar el pezón o quedarse dormido”.

  • Comunicación efectiva: nunca dejes de hablarle a tu hijo. Desde el momento en el que crece en tu pancita hasta que vaya creciendo y desarrollándose positivamente.

Los estímulos y la comunicación real generaran una relación enérgica entre madre e hijo. ¡Construye la tuya!

LEER MÁS SOBRE: 4 BENEFICIOS DEL MÉTODO MADRE CANGURO

 

Comparte tu opinión