La cocina fue un  área muy votada en la encuesta de registro que realizamos para invitarte al Taller KENA, La grandeza del orden y especialmente el grado de dificultad se incrementaba a causa de  la alacena o despensa (como algunos le llaman). Para simplificarte la vida e inspiradas en la filosofía de la Marie Kondo mexicana, Adriana Fernández, te damos unos tips para ordenar este conflictivo sitio.

DESPENSA O ALACENA

 

alacena en orden

  1. Primero mentalízate: Vive con menos, vive con lo mejor
  2.   Ahora sí, vacía todo de una (lo más recomendable) o al menos la repisa que vas a ordenar ese día (opción por si no tienes tiempo, máximo tómate tres días).
  3. Aprovecha para limpiar bien aquellos anaqueles y rincones que al estar llenos de cosas no se acceden tan fácilmente.
  4. Limpia o lava los frascos, cajas, contenedores, etc. y regala o dona lo que tengas de más.
  5. Revisa las caducidades, utilidad, frecuencia y estado de tus alimentos y especias, te sorprenderá todo lo que ya no sirve.
  6. Categoriza: especias con especias, pastas, cereales, aderezos, aceites, harinas, etc. Fíjate si tienes elementos repetidos o similares.
  7. Ten a la mano los botes de basura (orgánico e inorgánico) y una bolsa aparte para lo que vas a donar. Desecha también lo que ha pasado un año o más y no has utilizado para cocinar (si no está caduco, dónalo).
  8. Vuelve a almacenar  por conjuntos de categorías, ÚNICAMENTE lo que pasó tu concienzuda selección. Hazte de contenedores prácticos, móviles y ligeros, pero sobre todo que dejen visible lo que tengan, ¡adiós cajas misteriosas!
    containers
  9. Si es necesario, etiqueta algunas cosas que no sean fáciles de distinguir y donde aplique la fecha límite de consumo. Ej: Harina, levadura, comino, clavo, chile campana, consúmase antes de julio 2020, etc. Brother tiene una máquina etiquetadora que es la maravilla al respecto: P-touch H110, edicón rosa!.
    P touch Brother pink rosa

  10. Mantén 
    «todo a la vista»; te sugerimos que en las repisas a tu altura, pongas lo que más sueles ocupar;  hasta arriba lo no apto al alcance de los niños o las mascotas y hasta abajo, lo que rara vez ocupas pero no sea peligroso.

 

Comparte tu opinión