El Virus del Papiloma Humano se transmite por vía sexual y afecta a 80% de la población. El VPH es la principal causa del cáncer de cuello uterino.

Pero muchas son las mujeres que no se realizan los exámenes de diagnóstico, debido al estigma que hay en torno a la enfermedad y al virus que la causa. Hay un alto nivel de vergüenza y desconocimiento en torno al tema.

Por eso,  la Fundación Jo para la Prevención del Cáncer Uterino en Reino Unido consultó a 2.000 mujeres y el sondeo determinó que a pesar de ser la infección de transmisión sexual más común que existe, persisten muchas imprecisiones que pueden tener consecuencias más serias que el mismo VPH.

Vamos entonces a derribar los mitos sobre el VPH:

Mito 1: «El VPH solo se transmite sexualmente»

Hecho: el VPH usualmente se transmite sexualmente, pero también puede transmitirse por el contacto de la piel en las áreas genitales y de la boca.

Mito 2: «El VPH es una señal de promiscuidad»

Hecho: 80% de los seres humanos va a contraer el virus en algún momento de su vida. Es muy fácil de contraer y de transmitir y puedes contagiarte desde la primera vez que tienes cualquier tipo de contacto sexual.

Mito 3: «El VPH significa que tengo cáncer»

Hecho: hay por lo menos 200 tipos de VPH. Cerca de 40 de ellos afectan el área genital, lo que significa que residen en esa zona. Unos pocos de esos 40 causan algunas sensaciones molestas, pero inofensivas, como verrugas genitales. Unos 13 tipos de alto riesgo pueden causar cáncer de cuello uterino y otros cánceres genitales, así como cáncer de boca y garganta, pero eso es raro.

Mito 4: «Si tienes el VPH lo sabrás solo«

Hecho: el VPH no presenta síntomas y en la mayoría de los casos el sistema inmunológico liberará al cuerpo de la infección. Los exámenes de cuello uterino identifican cualquier célula anormal.

Es bueno saber que desde 2008, la Organización Mundial de la Salud aprobó la vacuna contra el VPH -que no ha estado exenta de polémica- y algunos registros muestran un rápido declive del contagio y la enfermedad en algunas partes del mundo.

Según la OMS, la vacuna reduce en 70% las probabilidades de sufrir cáncer de cuello uterino, si se aplica en jóvenes entre los 12 y los 26 años, antes de que tengan su primera relación sexual.

«Examinarse para saber si tienes VPH es la manera más efectiva de identificar si tienes más riesgo de padecer de cáncer de cuello uterino», señala Robert Music, presidente de la Fundación para la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino en Reino Unido. «Sin embargo, el VPH puede resultar confuso, así que tenemos que encontrar la manera de normalizar el concepto, para que las personas no se sientan avergonzadas por decir que tienen el virus».

En Reino Unido, las infecciones han bajado en menores de entre 12 y 18 años.

En América Latina, los datos son disímiles. A pesar de la rápida implementación de la vacuna en sus primeros años, los números de cobertura se redujeron debido a algunas anomalías que se adjudicaron a su aplicación.

 

 

Con información de la www.bbc.com