Lograr el equilibrio de las finanzas personales es una de las fórmulas que permiten cimentar el éxito y una buena relación con el dinero. Por esto, es válido auxiliarse de créditos ocasionales, siempre que se sepan manejar de manera inteligente y responsable.Las tarjetas departamentales, por ejemplo, funcionan de igual manera que las crediticias, es decir, como un préstamo personal para comprar mercancía de ciertos establecimientos, pero de igual manera, sujeto a intereses; a diferencia de que las primeras no son emitidas por instituciones bancarias como las segundas, sino que las brindan las marcas, tiendas o comercios y puedes sacarles provecho.

LAS MUJERES EN EL TRABAJO: MITOS Y REALIDADES
Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Tarjetas departamentales:  5 claves para su manejo

1.- Aprovecha beneficios, sin llevarlas al tope
Como descuentos, promociones y meses sin intereses, a final de cuentas, las tarjetas departamentales son también, una manera de incentivar tu fidelidad. Eso sí, hazlo programadamente, por ejemplo: si en un mes adquiriste bastantes productos en esta cadena comercial u otro establecimiento afiliado, liquídalos en su totalidad antes de efectuar nuevas compras.

2.- Evita compras con más de una tarjeta

Si tienes más de una tarjeta departamental, no las uses al mismo tiempo, altérnalas y primero, termina de pagar una antes de usar la siguiente, ya que el volumen del endeudamiento podría crecer como bola de nieve y darte poca tregua en las mensualidades, date tiempo entre el pago de una y otra.»Esta sugerencia aplica también, para las tarjetas de crédito, porque debes considerar la tasa de interés, misma que varía de acuerdo con la tienda que la emite,» explican los expertos.

3.- Paga más del mínimo mensual

Porque además de salir más rápido del adeudo, mejoras tu historial crediticio y la tienda en cuestión puede ofrecerte más beneficios como aumento en la línea de crédito.
Pagar lo mínimo significa únicamente que estás al corriente, pero los intereses corriendo pueden llegar a hacer que tu deuda se torne más elevada que en el inicio, así que considera incrementar esta cuota.»Estas tarjetas demandan anualidades y en algunos casos, comisión por cada plástico, así que no solo no te atrases, sino que haz pagos mayores y adelantados. Incluso, decídete por aquellos plásticos que no te cobran anualidad» añaden los expertos.

4.- Antes de firmar, entérate del Costo Anual Total (CAT)

Es el precio que se paga por el crédito o préstamo, se conforma por los intereses y comisiones, gastos por cobranza en caso de impago, reposición de plástico en caso de extravío  robo, etc.
Las tiendas departamentales manejan diferentes CAT, así que toma el tiempo para comparar entre el que te ofrece una y otra marca.

5.- Lee detenidamente el contrato

Es necesario, debido a que en caso de cualquier contrariedad, deberás recurrir a una serie de procedimientos ante la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), pues las tarjetas otorgadas por cadenas comerciales operan bajo regulación comercial, no financiera.

6.- Haz de la tecnología una aliada financiera

Para tu mayor control crediticio. Hoy, comercios e instituciones bancarias ya tienen aplicaciones móviles, plataformas para realizar diversos trámites vía remota y puedes activar notificaciones para tener visión clara de todos tus cargos; así, no solo detectas manejos anómalos de tu plástico, sino que te ayudan a llevar un registro y control de tus compras.

Estos instrumentos financieros son un apoyo extra para solventar gastos, más de 15 millones de personas (entre 18 y 70 años) recurre a ellos, señaló la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018 (ENIF) de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI); así que, aplica estas recomendaciones para sumar tranquilidad financiera a tu vida y equilibrio económico.


FUENTE: COPPEL.



LEER MÁS SOBRE ¿MINDFULNESS EN EMPRESAS?  UN GRAN BENEFICIO PARA EL TRABAJADOR

Comparte tu opinión