Organizar nuestra boda puede llegar a ser una locura, quieres que todo sea especial y eso te abruma. Y todas esas preocupaciones no hacen más que consumir tu energía y te impiden disfrutar del momento presente.

Deja a un lado el estrés y céntrate en los preparativos para que puedas disfrutar del momento más emocionante que estás viviendo.

Recuerda que debes estar al 100% para no poderte ni un solo momento de tu boda, así que aquí te daremos 5 consejos para dejar de preocuparte y empezar a disfrutar de la organización de tu compromiso.

1. Renuncia a la perfección

Sabemos que hoy en día tienes exceso de información e ideas maravillosas… ¡Y las quieres todas! Pero tener mil ideas o rincones no definirán el éxito de tu boda. Es necesario aprender a reconocer cuándo algo es suficientemente bueno, así podrás avanzar. Recuerda: puedes elegir, prescindiendo o añadiendo, pero siempre puedes elegir.

2. Evita procrastinar

Porque no hay nada más frustrante que no avanzar en los preparativos o sentir que se te acumulan los temas. La mejor herramienta para no procrastinar es utilizar listas de tareas cortas y fechas límites, así como llevar una agenda compartida con tu pareja.

3. Reconoce que no tienes el control de todo

Es imposible controlarlo todo en esta vida, y es estupendo que así sea. Permítete actuar ante los imprevistos de una forma flexible y resolutiva. Querer tener todo controlado –y perfecto–  es lo que te descontrola. Disfruta con y de los preparativos; sin prisas y con mucho cariño.

4. Distingue entre responsabilidad y culpa

Cuando algo no salga como esperabas, en lugar de echarte la culpa por ello usa tu responsabilidad. No te presiones. El día de la boda vas a ser feliz, incluso, contra cualquier pronóstico del tiempo. Mantén firme tu motivación y focalízate en las soluciones y/o alternativas. No vamos a banalizar tu ilusión e implicación con los preparativos de tu boda, pero… ¡Sé feliz!

5. Expresa lo que sientes

Es muy importante comunicar tus emociones en todo momento. Es una forma de ver que no todo es tan negro ni dramático como parece. ‘Bridezilla’ es el término coloquial que se utiliza para definir a esas novias que están fuera de control y que terminan siendo una pesadilla para ella misma y sus familiares. No quieres convertirte en una de ellas, ¿cierto?

 

Con información de http://tendenciasdebodas.com