Con su nuevo libro, El chef medicinal 2, Dale Pinnock comprueba que comer rico y nutritivo no solo es posible, sino más fácil de lo que crees.

Apasionado del buen comer desde pequeño, el británico Dale Pinnock ha estudiado las ciencias de la nutrición y la dietética por casi una década. Gracias a su experiencia, dos licenciaturas y un posgrado, ha adquirido los conocimientos necesarios para crear platillos cuyo sabor no solo es delicioso, sino que además le hacen bien al cuerpo.

Ochenta recetas conforman su nuevo libro, El Chef Medicinal 2, editado en México bajo el sello de Planeta. Con motivo de su más reciente visita a nuestro país para presentarlo, platicamos con él para que nos diera algunos consejos prácticos de cocina y estilo de vida. Sigue leyendo y olvídate de la palabra “dieta” para siempre.

 

¿Cuál es la clave para comer más sanamente?

Mucho tiene que ver la planeación. Asegúrate de llevar algo sano al trabajo; tener un mix de nueces en tu escritorio es buena idea; no vayas a la tienda de la esquina cuando tengas hambre o estés cansada, porque lo primero que vas a comprar será una dona. Y hazte tiempo. El domingo cocina porciones grandes, divídelas y congélalas. Así siempre tendrás algo bueno a la mano.

 

¿Qué ingredientes nos recomiendas eliminar de nuestra cocina?

El primero sería el aceite vegetal. Cuando vayas a cocinar solo utiliza el de coco y oliva: ¡los demás —incluyendo la margarina— tíralos! Tienen omega 6, el cual a largo plazo puede causar inflamación en el cuerpo y causarte problemas serios, además de incrementar el riesgo de sufrir un infarto. El segundo serían las harinas refinadas: pan blanco, arroz blanco, pasta blanca… Cámbialas por la versión “café” (integral), así obtienes los beneficios de la fibra, las proteínas y los minerales.

 

¿Algunos consejos para cambiar de hábitos?  

Elimina de tajo la comida chatarra, procesada, ¡y dile sí a la comida real! Si una vez que progreses quieres entrar en la tendencia orgánica, está bien, pero no tienes que empezar por ahí; simplemente come alimentos reales. ¿Cómo identificarlos? Bueno, no “contienen” ingredientes, son ingredientes. Y se echan a perder, se pudren, contrario a la comida embolsada, que puede durar en el mismo estado ¡por años! A mí eso me hace preguntar qué contiene.

 

¿Comer sano es nunca más probar un chocolate?

¡No! Si por lo general comes bien y un día te acabas una barra de chocolate, te da un “subidón” de azúcar, que luego regresa a su nivel normal; tu cuerpo puede manejarlo, no hay problema. Pero si tu dieta entera gira alrededor de los azúcares, ¡cuidado!, porque suceden muchos cambios negativos en tu cuerpo. Construye tus platillos alrededor de proteína y verduras; si corre, nada o crece en la tierra, cómetelo… si no, no.

 

¿Qué opinas que es mejor: cambios chiquitos y constantes o abruptos y repentinos?

Lo primero, definitivamente. Un buen tip es ese: no te presiones en cambiar tus hábitos de un día para otro porque vas directo al fracaso. Vale más hacer cambios pequeños, consistentes y constantes, y eventualmente habrás modificado tu estilo de vida. Si de la noche a la mañana cambias todo, vas a ser miserable y más tarde que temprano volverás a los viejos hábitos.  La palabra “dieta” significa que eso que comes tiene un final. A la gente no hay que decirle que haga dieta, hay que enseñarla a comer.

 

En tu libro dice que gran parte de tu acercamiento a la comida fue porque padecías acné. Cuéntanos un poco…

Es cierto. Si bien no creo que la comida cause acné, sé con certeza que es una herramienta útil para controlarlo, porque en realidad es una infección. Entonces un buen régimen alimentario puede ayudar a reducirla. Obviamente hay demasiadas variables e incluso afecta el sexo de la persona. En los hombres, por ejemplo, el acné adulto está muy asociado al estrés, por los altos niveles de cortisona. En el caso de las mujeres, usualmente tiene que ver con las hormonas: estrógenos y testosterona.

 

¡Te seguimos en todas las redes sociales! ¿Cuál es tu opinión sobre ellas?

Tengo sentimientos encontrados. Por un lado me gusta que la gente quiera comer más sano, ¡eso me parece fantástico! Lo que me preocupa es que los medios están usando como embajadores a mucha gente que tiene miles de seguidores, pero que no está preparada. Yo llevo nueve años estudiando, entiendo la ciencia, sé de lo que hablo; los influencers no… Y puedes causar un gran daño dando un consejo equivocado, es mucha responsabilidad; creo que es algo que debería estar más regulado. Lo que es genial es que la gente que nunca imaginó comer sano tenga la oportunidad de conocer más.

 

LIBRO-PARA-WEB

El sistema Pinnock

  • Al principio de cada deseessfeccionestos os ejemplos y lo que significa cada letra. viar o los sistemas bia gracias a un ingrediente estrella. página hay un recuadro con letras, las cuales —resaltadas con colores— representan la(s) parte(s) del cuerpo que se beneficia(n) con ese platillo gracias a su ingrediente estrella. Así, al momento de cocinar, puedes elegir entre el antojo más suculento, las afecciones que quieras aliviar o los sistemas biológicos que desees favorecer.
  • Las 80 recetas están organizadas de acuerdo a la hora del día y el tipo de comida que quieras comer: 1) para comenzar el día, 2) para llevar, 3) la lonchera, 4) para picar, 5) para comer rápido, 6) fines de semana relajados, 7) tentaciones saludables y 8) para descansar. Hay algo para todos: desde ensaladas y wraps ligeros de inspiración asiática hasta comida casera y deliciosos postres.

Las recetas son muy fáciles de adaptar y muchas de éstas son útiles para vegetarianos, veganos y carnívoros. Casi todas son económicas y utilizan ingredientes cotidianos. Están los ocasionales ingredientes especializados que vale la pena conseguir, pero no son esenciales y pueden fácilmente reemplazarse por otros. Sólo adáptalo a tus preferencias o necesidades dietéticas ¡y listo!

Por Bianca Pescador

Comparte tu opinión