Las patas de tu perrito son una parte muy importante de su cuerpo, sus almohadillas consisten en una capa de piel pigmentada, generalmente rosada o negra, que cubre el tejido graso y le proporciona a tu peludito protección contra las superficies, son una parte integral de la estructura de la piel de tu mascota.

En esta oportunidad te compartimos algunos datos que seguramente no conocías de las almohadillas de tu fiel amigo.

CHECA ESTE POST: CERO PULGAS Y GARRAPATAS ¡CUIDA A TUS MASCOTAS!

¿Sabías esto sobre las almohadillas para tu mascota?

  1. Sus patas están preparadas para soportar desgaste y deterioro, pero eso no significa que sean indestructibles. 

Si tu mascota camina sobre terrenos irregulares, rocosos, calientes o donde la tierra sea muy arenosa, la barrera protectora se rompe y puede ocasionarle lesiones o infecciones en sus almohadillas. Para ayudarlo, genera el hábito de revisar constantemente sus patitas para detectar signos de alerta, cuida que sus trayectos disminuyan en este tipo de superficies, no paseen cuando haga demasiado calor, unta protector solar en sus almohadillas o bien, ponle zapatitos especiales.

  1. ¿Qué genera ese particular olor en sus patitas?

 En sus almohadillas tienen glándulas sudoríparas y ese aroma proviene de bacterias que se resguardan generalmente entre los dedos y las almohadillas de las patas. La levadura y las bacterias en las patitas de tu perro son normales y su sistema inmunológico trabaja para mantenerlas en un número manejable. Sin embargo, si notas que huelen desagradable, visita a su médico veterinario para averiguar la causa pues probablemente tenga una infección.

  1. La abrasión es una de las lesiones más frecuentes que sufren las almohadillas. 

Los moretones, cortes y perforaciones también suelen aparecer con regularidad. La membrana que tienen entre los dedos es propensa a perforaciones o pinchaduras, te recomendamos que cada semana te tomes el tiempo de checar sus patitas para buscar lesiones, sobre todo si notas que hay cambios en su manera de moverse.

  1. No todas las almohadillas lucen el mismo aspecto.

 Su textura puede ser áspera, callosa o lisa y suave; todo esto depende del terreno en el que tu amigo camina regularmente. Si camina con frecuencia, o si sale a pasear con regularidad sobre el asfalto, tendrá sus almohadillas callosas debido a la exposición a terrenos más accidentados. Si tu perrito es mayor de edad y no camina tanto, o pasa la mayor parte del tiempo al aire libre corriendo sobre el césped, es probable que las almohadillas de sus patas sean más suaves.

  1. Sus patitas también necesitan una sesión de belleza.

Recortar el pelaje de sus patas facilitará la limpieza post-paseo y te permitirá conocer la textura de sus almohadillas así como detectar con mayor facilidad alguna lesión en ellas. El pelo entre sus dedos también debe de cortarse o puede causarle malestar, péinalo para que quede al ras de sus almohadillas.  Por último, huméctalas para que no se sequen de más y puedan agrietarse. Utiliza productos especialmente diseñados que encuentras en veterinarias.

Las lesiones en sus almohadillas que no son tratadas a tiempo, pueden requerir tratamientos más extensos y ocasionar que no pueda ejercitarse por un largo periodo.

Ten presente que vigilar las patitas de tu amigo es igual de importante que sacarlo a pasear, cuidar de su salud oral o proveerle de una adecuada nutrición, todo forma parte de mantenerlo sano, fuerte y feliz.

Fuente:  Full Life®


¿LAS MASCOTAS PUEDEN AYUDAR A LEER? INCREÍBLE PERO CIERTO

Comparte tu opinión