Caer en excesos es facilísimo en la época decembrina. Haznos caso a estos consejos y evitarás que la báscula reviente a fin de mes.

 

Controla tu peso durante la navidad no es misión imposible. Hay varios factores en contra pero solo necesitas identificarlos y actuar sobre ellos. Las claves son la moderación y el autocontrol. No pierdas el foco, y verás que en enero luces igual de radiante que siempre.

¿Qué hacer?

No es porque es diciembre que te debes dejar ir y comer todo el día. Sí, hay compromisos a los que tienes que debes asistir, pero el día tiene mucho más horas. Si no sabes qué hacer y ese pastelito que te regaló la vecina te hace “ojitos”, mejor compártelo con alguien, sal a caminar, lee un libro, ve a la peluquería, decora la casa. Aprovecha la época decembrina y disfrútala, pero no dejes  que influyan negativamente en ti.

Como s un mes de celebraciones, lo más seguro es que te tomes algún trago, y esto con las comidas es la per combinación. Lo ideal también es que además de cuidar las porciones de dulces, cuando regreses a casa, si comes algo antes de dormir, trates de que sean alimentos ricos en proteínas magras y vegetales; como pechuga de pollo cocida, filete de res e incluso atún y vegetales en porciones muy pequeñas.

Frutas entre comidas

Nada de galletas o dulces, bolsas de papas o pastelitos entre comidas. Si deseas mantener el peso, lo ideal es que balancees tu dieta comiendo colaciones sanas que también te ayudaran a acelerar tu metabolismo y quemar lo que te estas comiendo de más, opta por frutas ricas en fibra, como: manzanas, peras, kiwis, fresas y naranja.

Cuidado con…

-Comidas de más: es verdad que la época navideña implica quizás comer un poco más que de costumbre, pero todo depende de ti. Cuida tus porciones y verás la diferencia

Exceso de alcohol: consumir este tipo de bebidas retrasa considerablemente tu metabolismo, ya que interrumpe la oxidación de grasas y promueve que se almacenen en tu cuerpo. Por cada copa de vino o licor, toma un vaso con agua, así evitarás tomar más de la cuenta y de paso, saldrás de pie.

Dulces: Es cierto que hay algunos típicos a los que les cuesta decirles que no, pero no te dejes llevar por el momento. Identifica cuál es tu preferido, y opta por comer ese únicamente, y no todo lo que se te atraviese.

-Horarios: Pon atención a los horarios en los que consumes alimentos. Es casi imposible evitar la cena de navidad, pero procura ingerir proteínas, reducir las grasas y carbohidratos.

Por: Amanda Sánchez

Comparte tu opinión