Uno de los retos a los que se enfrentan miles de mujeres a la hora de querer emprender su propio negocio, cambiar de empleo o trabajar por su cuenta es que desconocen cuánto podrían cobrar por su trabajo, cuidando cobrar lo justo sin caer en un precio exagerado que aleje a sus posibles clientes.

Si estás en esta situación y quieres aprender a manejar de forma correcta tus finanzas personales y establecer los parámetros para determinar el valor de tu trabajo, sigue leyendo.

Foto de  Gustavo Fring en Pexels

Foto de Gustavo Fring en Pexels

Cobra por tu trabajo ¡es lo justo!

A continuación te compartimos una guía de consejos de Paola Palazon, Co Fundadora de Bomthea y ponente del programa “Visibilidad by Women Index, para empezar a establecer cómo cobrar por tu trabajo:

Realiza un presupuesto mensual:

¿Sabes la cantidad de dinero exacta que gastas al mes?, ¿te sobra dinero al finalizar la quincena para cubrir una emergencia? Si tu respuesta es no y no llevas un registro continuo de tu dinero, es necesario que empieces hoy mismo a elaborar tu presupuesto mensual, en el cual debes incluir tus gastos e ingresos. Este ejercicio te ayudará a mejorar tu situación financiera y darte cuenta de cuál es el costo de la vida que llevas y no ser parte de las cifras que existen en nuestro país, donde 6 de cada 10 mujeres admitieron que no llevan registro de sus gastos, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Educación Financiera en 2015.

Hoy en día existen muchas aplicaciones para llevar un presupuesto, pero, si no te gusta esta opción, puedes ocupar una hoja de Excel y detallar cuáles son tus gastos, incluyendo pagos de servicios y deudas, aunado a esto realiza un apartado de ahorros que deberás cumplir cada mes, comprométete con llenar este presupuesto para que te des cuenta de cómo van tus finanzas y darte una idea de cuánto es lo que debes trabajar para pagar tu estilo de vida.

 Deshazte de la pena:

Es importante que le des valor a tus conocimientos y experiencia, ya que muchas veces por pena al que van a decir o por no perder un proyecto, fijamos un precio muy bajo para nuestro servicio o producto, sin tomar en cuenta todo el esfuerzo y trabajo que involucra.

 Determina la cantidad de tiempo que vas a invertir

haz un cálculo de la cantidad de horas que vas a ocupar para realizar el trabajo o proyecto que te piden y auméntale un 15% más de horas porque siempre hay imprevistos, “recuerda tomar en cuenta la inmediatez, ya que, si es poco el tiempo que te dan para entregar resultados y te implica trabajar en la noche, días festivos o fines de semana, el costo deberá ser más alto”, detalla Palazon.

Elabora una lista de los recursos que utilizarás:

Aunque te parezca exagerado enumera todo lo que vas a necesitar para realizar tu trabajo por ejemplo si vas a contratar personas externas, papelería, teléfono, internet, rentas, transportes y contemplar los impuestos, así como la asesoría contable.

Investiga la oferta de mercado:

Existen estudios que te pueden ayudar a definir lo que debes cobrar por tus servicios esto depende de la industria en la que te desempeñes, si no encuentras esta opción, puedes también platicar con colegas para saber cómo están los salarios y también buscar las ofertas de trabajo que existen para identificar el rango salarial de lo que se está pagando.

Sabemos que definir el costo de tu trabajo no es tarea fácil porque intervienen varios factores, pero es justo y necesario hacerlo.

Fuente: Women Index 



LEER MÁS SOBRE: LAS MUJERES EN EL TRABAJO: MITOS Y REALIDADES

Mira esta entrevista que hicimos en nuestro Instagram para ayudarte a ponerle precio a tus manualidades

Comparte tu opinión