El día a día es muy agitado y nosotras lo sabemos muy bien. A veces, el cansancio y otros menesteres de la cotidianidad influyen en nuestro estado físico y emocional. Verse y sentirse bien es una tarea en conjunto, que van de la mano y dependen entre sí.

En ocasiones, estamos tan atareadas que nos olvidamos de nosotras mismas, de regalarnos cinco minutos para mimar nuestro cuerpo, que es nuestro templo más sagrado; dejamos de tomarnos una taza de té o darnos una ducha larga y relajante. Las noches son lo más cercano a un momento para nosotras y, a veces, ni eso.

En esta oportunidad, te decimos, ¡ya no más! Regálate un momento por y para ti, aprovecha y dale un poco de amor a tu cuerpo… a tu ser. Pensando en las maravillas de la noche, queremos compartir contigo cinco mascarillas hidratantes para tu rostro, ¡te lo agradecerá!

  • Fresa y miel

Haz una mezcla con fresas y miel, tritura cuatro o cinco. Luego aplícala sobre tu rostro y déjala actuar por 20 minutos. Después lava tu cara con un poco de agua fría. Esta combinación es fantástica para hidratar tu piel. Puedes hacerlo una vez a la semana y, poco a poco, verás los resultados.

  • Almendras, miel y limón

Mezcla una cucharada de miel, una de limón y dos almendras trituradas. Coloca por 15 minutos la mascarilla y luego lava tu cara. Es una idea increíble que llenará de vida tu rostro. Si quieres usarla como exfoliante agrega una cucharadita de azúcar.

  • Aloe vera, manzanilla y cilantro

Prepara un poco de agua de manzanilla, extrae el cristal del aloe vera y unas hojitas de cilantro. Mezcla todo y luego colócalo en tu rostro por 15 minutos. Luego, lávate con agua templada. Esta mascarilla es perfecta si sufres de acné.

  • Huevo y melocotón

Toma unos trocitos de melocotón y la clara de un huevo. Haz una mezcla; debe quedar bien compacta. Luego aplícala y deja que actúe por 20 minutos. Lava luego tu cara con agua fría. Esta combinación es maravillosa para ayudarte a reafirmar el rostro. ¡Te encantará!

  • Miel y limón

Esta mascarilla es ideal si tienes manchas en la piel. Necesitarás solo un poco de miel y limón, una cucharada de cada uno. Colócala en tu cara por 15 minutos y luego lávala muy bien. Es importante que la apliques en la noche, porque el limón podría mancharte más si entra en contacto con el sol.

Comparte tu opinión