Comer despacio a veces cuesta y desespera pero hay que hacerlo. Cuando empieces a masticar de forma correcta notarás el cambio. ¡Hazlo pausado y sin prisas!

Mastica y disfruta cada bocado

Estudios han determinado que cuando comes despacio tu organismo se ve beneficiado de forma asombrosa. Este hábito te ayuda a procesar cada alimento de manera efectiva.

Por ejemplo: hay días que ya estás a punto de tener esa reunión importante con tu jefe y comes de forma apresurada, ¿no? Esto está muy mal hecho, los alimentos no se digieren de forma correcta y ocasiona muchos problemas digestivos.

Seguramente no sabías que cuando comes súper rápido el cuerpo se hincha y bloquea el sistema digestivo, generando incluso aumento del peso corporal.

¡Cuida tu cuerpo no solo de lo que comes, sino cómo lo comes!

Cuando masticas de forma pausada, los alimentos suelen descomponerse de forma correcta evitando la acumulación de grasas. Entonces ¿vale la pena comer rápido? No lo creo, tómate tu tiempo.

Comida: ritual sagrado

¡Llegó la hora de comer!, desconéctate y centra tus energías en ese momento. Disfruta de los alimentos, tu cuerpo lo agradecerá.

Los expertos en nutrición recomiendan que se debe masticar cada bocado al menos 50 veces. Aunque parezca tedioso y desesperante, es necesario. ¡Puedes «entrenarte» contando mientras masticas!

¿Sabías que…?

La saliva descompone los hidratos de carbono y si no masticas bien cada bocado, la saliva no tiene el tiempo suficiente para descomponer las moléculas de cada alimento. Al suceder esto, estás forzando a tu organismo increíblemente, ya que son otros los órganos y enzimas las que se encargan de hacer ese proceso de desintegración. 

 

Más vale prevenir que lamentar. ¡Convierte este hábito en un modo de alimentación segura!

LEER MÁS SOBRE: ACABA CON LAS BACTERIAS: BENEFICIOS DEL HILO DENTAL

Comparte tu opinión