Somos adictas al cuidado de la piel, por eso aquí un tip: los jabones a base de Aloe vera te brindarán el cuidado preciso que necesitas para lucir una piel de bebé. ¿Cómo hacer este producto casero? Hoy te daremos el paso a paso.

Propiedades del Aloe vera

No es un secreto lo que este producto natural hace por ti. Y es que sus múltiples propiedades asombrosas regeneran los tejidos de la dermis, generando un estado de hidratación delicioso. 

Es una ventaja que los productos naturales como el Aloe vera, hayan abarcado gran parte de alternativas medicinales para el beneficio y el cuidado de nuestra salud y cuerpo. ¡Disfrutar de todos sus poderes sanatorios!

Al regenerar los tejidos de la dermis y cubrir tu piel con una hidratación profunda, gozarás de una suavidad incomparable, sin hablar del proceso sanatorio y notable de algunas heridas, raspones y hasta manchas, al aplicar este producto natural con constancia.

No está de más que crees tus propios jabones de Aloe vera, hasta te ahorrarás un dinerito. ¡Veamos el paso a paso!

Jabones caseros con Aloe vera

 

Ingredientes:

  • 100 gramos de pulpa de Aloe vera
  • 750 ml de aceite de oliva
  • 250 ml de agua
  • Sosa cáustica, al menos 100 mgr
  • Aceite esencial. Puede ser de lavanda, de rosas o el de tu preferencia.

 

Modo de elaboración:

  1. Hierve el agua y cuando esté en su punto, viértela a un recipiente de plástico (evita metales, pueden alterar las propiedades de los ingredientes).

 

  1. Agrega la sosa cáustica poco a poco. Es preferible que hagas este paso en un espacio ventilado y con guantes. Cuando notes que está bien diluida, deja enfriar la mezcla al menos 1 hora.

 

  1. Mientras transcurre la hora corta el Aloe vera y separa la pulpa. Déjala reposar en un recipiente.

 

  1. Templa el aceite de oliva sin dejarlo hervir, solamente se necesita este productor calientito sin dejar que lleve a temperaturas extremadamente altas.

 

  1. Transcurrido el tiempo y el agua con la sosa cáustica fría, añade poco a poco el aceite de oliva. Remueve la mezcla hacia el mismo sentido siempre. Irá espesándose.

 

  1. Sin dejar de remover, agrega el Aloe vera previamente cortado y sigue dándole movimiento a la mezcla. Cuando esto cuaje, incorpora el aceite esencial.
  2. Obtendrás una mezcla homogénea y cuando esto suceda, es momento de verter la mezcla en un recipiente con poca altura y bastante amplio. ¡Déjalo reposar hasta el siguiente día!

Notarás cómo se ha creado una lámina compacta. Podrás cortarla en trozos o con figuritas ¡como prefieras!

Pero ojo: aún no podrás usar tu jabón, tienes que dejar que se endurezca por completo por al menos 15 días. Si puedes, resguárdalo en un lugar seguro y con cero humedad, ayudará a que se ponga duro de forma efectiva.

LEER MÁS SOBRE: PASO A PASO RECETAS DE JABONES ARTESANALES

 

Comparte tu opinión