En muchas ocasiones, confundimos el amor con la costumbre… y lo que no sabemos es que al hacer cotidianos los problemas con tu pareja, puedes dar pie al inicio de una relación tóxica.

¿Amor o egoísmo?

En muchos casos, no es el amor lo que hace que una relación se mantenga en el tiempo, sino la costumbre y el egoísmo. El hecho de no querer desprenderte de tu pareja y hacer imposible que cada uno rehaga su vida, es típico del egoísmo absoluto o un gran codependiente.

Es importante que revises las conductas de ambos y evites caer en un constante sufrimiento al darle largas a una relación problemática.

 Características típicas de una relación tóxica

  • Tu felicidad depende de tu pareja: a esto también se le llama «dependencia emocional». «Sin el otro no existo».

  • Vida social limitada: es una de las características más generalizadas en una pareja tóxica. No debes, bajo ningún criterio, dejar a un lado tus relaciones de amistad o familiares sólo porque tu pareja te lo pida o no le guste. Esto es importante conversarlo y dejarlo claro al iniciar toda relación. No es para nada sano dejar que otro controle tu vida social. ¡Pendiente con esto!
No limites tu vida social

No limites tu vida social

  • Obsesión por la pareja: si sientes que tu pareja te agobia y no te da un respiro, pues es momento de que se te enciendan las alarmas y hablen de este tema. El respeto siempre será principal en todo tipo de relación.
  • Amor posesivo: que la base sea la confianza y la libertad entre tú y tu pareja. Un amor enfermo se alimenta de todo lo opuesto a esto, se necesita siempre tener el control sobre todos los movimientos y actividades que se hacen, qué hace, a dónde va y con quién.
Evita bajo todos los medios el amor posesivo

Evita bajo todos los medios el amor posesivo

  • Amor manipulador: por lo general, en una relación tóxica abunda el chantaje emocional y la manipulación. Evita el egoísmo y háganse respetar.

 

LEER MÁS SOBRE:PAREJAS FELICES ENGORDAN MÁS FACILMENTE

 

Es importante que siempre fomenten el respeto, la comunicación, la compresión y la confianza en todo momento. Una vez tengan estos puntos  concretados, ¡olvídate de un amor tóxico! Y disfruten de una relación totalmente libre.

 

 

 

 

Comparte tu opinión