A las áreas del cuerpo que provoca una respuesta sexual al ser estimuladas se les llama: zonas erógenas.

En el cuerpo femenino se incluyen: el área genital, los pezones o en realidad cualquier parte (a algunas los pies o las axilas), dependiendo de lo que le guste a cada una.

De manera general, la zona erógena más sensible del cuerpo femenino es el clítoris.

¿Y cómo es?

El clítoris está ubicado arriba de la uretra y la apertura vaginal, forma parte de la vulva (parte externa de los genitales femeninos). No solo se siente como un pequeño botón: tiene un parte externa que parece un botón (glande) recubierto por un capuchón (prepucio) pero su mayor extensión está en la profundidad de la pelvis.

El clítoris está compuesto por muchas partes:

  • el glande
  • el cuerpo del clítoris
  • los cuerpos pareados o crura y los bulbos vestibulares

El glande es la parte externa y de fácil acceso que la mayoría de las personas llaman “clítoris”, tiene aproximadamente el tamaño de un chícharo y está arriba de la uretra. Debido a que el glande es el área del clítoris con mayor inervación, es extremadamente sensible al tacto. Su función es percibir la estimulación y sensación. Contrario al resto del clítoris, el glande no se hincha o crece durante la respuesta sexual femenina, ya que no tiene tejido eréctil (expandible). Justo sobre o encima del glande se encuentra el prepucio o capuchón, el cual está formado por los dos lados de los labios menores que se conectan. El prepucio puede variar en tamaño y grado de cobertura entre las personas.

La mayor parte del clítoris no es visible en la vulva, se trata de dos ramas laterales de más o menos 10 cm (cuerpos pareados o crura) que son los pilares del clítoris que se conectan al glande y se fijan al hueso pélvico a través de unos ligamentos. Y se continúa hacia los bulbos vestibulares que se extienden a través o por detrás de los labios vulvares y pasan por el canal vaginal hacia el ano. Esta zona del clítoris tiene tejido eréctil que se hincha con sangre durante la excitación sexual y ocasiona que la lubricación vaginal se incremente.

Este órgano es uno de los mas importantes en el orgasmo femenino, por lo que es importante saber de él.

Comparte tu opinión