Después del terremoto muchas personas tuvieron crisis nerviosas y estrés post traumático. Enfrentar un suceso así podría quedarnos en la mente y el cuerpo por un largo tiempo y tener secuelas. Por lo tanto es recomendable consultar con un especialista. Por ahora consultamos a la Psicóloga Paula Gabriela Mateos para que nos diera algunos consejos que nos ayuden a afrontar una situación de este tipo de primera mano en caso de que no puedas atenderte de inmediato.

1.- Identifica y expresa las emociones asociadas al recuerdo traumático. Ponle nombre y adjetivos a lo que sientes. Escribir qué sensaciones corporales y pensamientos se presentan con las respuestas de ansiedad puede ayudar a reconocerlas. Hacerlo por escrito puede ser algo que se haga desde casa y que luego se retome en la sesión.

Tener conocimiento de que las emociones de miedo que se re experimentan son por la vinculación con la emoción y el hecho traumático y no porque se corra peligro nuevamente.

2.- Busca un apoyo social que pueda ayudar a contener las emociones de miedo. Llama amigos o reúnete con ellos, hables sobre lo que sienten.

3.- Ocuparte en la gestión de actividades diarias para reducir el malestar psicológico. Trata de seguir tu vida de manera «normal».

4.- Tratar de hacer una valoración objetiva del suceso traumático, tomando en cuenta que la memoria se ve afectada por el trauma.  Tener conocimiento de porqué los recuerdos se ven distorsionados, del porqué de la reexperimentacion de las emociones de miedo, y de las conductas de evitación que se pueden presentar, ayuda a la persona a comprender lo que le pasa, y no fomentar la culpa o la sensación de descontrol.

5.- Si en casa alguien presenta miedo y ansiedad recomiendo escuchar  lo que siente y piensa sin juzgar (escucha activa), estar cerca o dar espacio a la persona según lo solicite o requiera, hacerle saber que está seguro y protegido.

Comparte tu opinión