Enterarnos que Ximena Ayala es una empresaria no fue sorpresa, ha tenido una carrera como actriz muy meticulosa: sus papeles no son «del montón», más bien son especiales. Ganó un Ariel con Perfume de violetas, nos sorprendió con Malos hábitos (¡qué fuerte!) y estrujó los corazones de muchos de nosotros con su papel en Los insólitos peces gato (una de las mejores películas mexicanas de los últimos años, ¡véanla!). Pero también ha hecho cosas más ligeras en cine y tele.

Su papel de empresaria nació hace 5 años con el nacimiento de HomoHabillis, una tienda de artículos de piel. Conoce a Ximena en su propia voz.

Platicando con Ximena Ayala

Cuéntanos de tu experiencia siendo empresaria: ¿Qué necesita una mujer para abrir su negocio?, ¿qué retos enfrentaste?

Lo primero que necesitas es tener deseo y necesidad de hacerlo, pues solo así no lo dejarás tirado en el camino cuando confrontes tu primer fracaso.

Mi primer reto fue encontrar el camino y los socios con los que iba a emprender la aventura. En un inicio quería hacer ropa para cama y cojines decorativos, no funcionó. Después quise emprender en el mundo de las páginas de internet, desarrollé algunos proyectos con mi primer socio donde nos íbamos 50-50 en los proyectos que yo conseguía, él era el programador y yo la directora de arte, tampoco funcionó, mi socio se fue a vivir a Vietnam. Estaba un poco frustrada por no encontrar realmente algo que definiera mi propio negocio y encontrar aliados. Entonces tomé un taller de microempresas y allí me abrieron los ojos para observar las posibilidades que tuviera a mi alrededor. Fue cuando descubrí el potencial de mi padre como maestro marroquinero en el mundo de la piel.

En un inicio yo no sabía absolutamente nada de piel y de ese mundo, él era el que tenía la experiencia en el arte de la marroquinería y yo la que quería hacer de eso un negocio. Fue así como encontré a mi aliado y socio y mi lugar como emprendedora siendo co-fundadora de la casa de diseño en piel, HomoHabilis

#MujeresEnAcción Para ti, ¿cuál es el papel de la mujer de hoy?

Somos motores, somos parte esencial de una nueva manera de hacer y generar nuevos proyectos, nuestra responsabilidad social y productiva es muy activa en estos tiempos. 

Hoy en día puedo decir que gracias a la generación de mi abuela y mi madre que rompieron esquemas y estereotipos y nos enseñaron con el ejemplo, estamos en un lugar privilegiado respecto a tener la libertar y el poder de elegir cualquier cosa en nuestro camino personal, profesional y espiritual. 

Nos toca hacer el cambio, no verlo ni platicarlo, construirlo día a día. 

#VidaReal ¿Cuáles son las tres películas o series que les recomendarías a cualquier mujer y por qué? 

Kill Bill Vol.1. Amo el poder y la interpretación de Uma Thurman. También La Vida en rosa con Marion Cotillard, es una de las mejores interpretaciones que he visto en mi vida, es la vida de Edith Piaf…. ya que andamos en las biografías, también les recomiendo Coco antes de Chanel, otra biografía fascinante de la vida de esta gran diseñadora y empresaria. Pueden ser en Netflix o en renta.

Ximena no puede vivir sin: respirar, tomar agua y sonreír.

¿Qué es la belleza para Ximena?

Para mí la belleza es estar en armonía, la naturaleza, el estar a gusto contigo mismo. Creo que una persona bella es la que sonríe desde el corazón, es alguien agradable a mi alma. 

¿Qué le dirías a tu tú de 20 años?

¡Come carne!… Fui vegetariana por más de 10 años y no me fue tan bien en términos de salud. No es fácil seguir esa dieta a esa edad, me descompensé y me dio anemia. 

Si tuvieras una varita mágica, ¿para qué la usarías?

Para traer a mi abuelo Moy e ir a ver la exposición de Marcel Duchamp con él.

¿Qué significó «Los insólitos peces gatos*» (una de mis películas mexicanas favoritas)?

Fue un gran reto, antes, durante y después del rodaje. 

En un principio esa película no era para mí, estaban buscando a otras actrices más jóvenes que yo, por la edad del personaje. Finalmente me invitaron al casting y me quedé a pesar de no tener la edad del personaje. Comencé a construir el personaje de la mano de la directora, pues teníamos que reconstruir un fragmento de su vida muy sensible y especial para ella, pues es una película autobiográfica de la directora Claudia Saint Luce.

Tenía una gran misión, representar de la manera más delicada y honesta a su Claudia de 23 años, en una etapa donde “no era nada”, así me decía ella, “donde era gris”, donde su autoestima estaba por debajo del suelo. Reconstruir la etapa donde encontró en esa familia una luz para vivir y darle una razón a su existencia.

En un principio hubo mucha complicidad pero una vez que comenzó el rodaje fue dificilísimo tener comunicación con mi directora, la verdad no entendía su método y me extravié, me sentía la peor actriz del planeta, sin ser vista ni reconocida. Fue duro. Pues los actores vivimos del reconocimiento o la complicidad, más que nada, de nuestro director. Me tomó mucho tiempo volver apapachar a mi alma. Pero una vez que vi la película reconecté con mi capacidad de interpretar a alguien más y vi a esa Claudia que tanto me pedía Claudia. Me tuvo que descolocar para colocarme en el lugar que necesitaba para contar su historia.

Los actores estamos al servicio de la historia al final. Las desiciones finales siempre son del director. En fin, hicimos una gran película, también podría decir que es una de mis películas favoritas de cine mexicano; está llena de tantas sutilezas y amo el tono actoral que tiene, es perfecto. Soy tan afortunada de haber sido parte de esa experiencia, crecí mucho.

 

*Si quieren ver Los insólitos peces gatos (les digo que es muy linda), pueden rentarla en Filminlatino. Les dejo el link aquí.

Comparte tu opinión