Crianza sin caos: sí se puede

Escuchando a diario tantas dudas de padres y docentes, aseguraría que si ha existido un tiempo en que la familia ha necesitado la clase de guía que ofrece educar con Inteligencia emocional, ¡es ahora!. El mundo en general ha cambiado y han cambiado nuestros hábitos de crianza.

No queremos ahora menos a nuestros hijos, pero si es real que muchas veces pasamos poco tiempo con ellos y nos debatimos entre factores determinantes, tales  como, la economía, tecnología, estrés, competitividad y otros factores.

Yajaira Nucette, psicóloga infanto juvenil, especialista en Lego terapia, señala que «quisiera destacar el aspecto tecnológico. Un suceso sin precedentes está teniendo lugar entre los niños, jóvenes y papas del mundo. Pasamos cada vez más horas de nuestra vida ante monitores, móviles, tv. Esto disminuye posibilidad de relación, comunicación e incluso tiempo para compartir. Si como papas tenemos el compromiso de desarrollar el potencial emocional de nuestros hijos e invertimos tantas horas lejos de ellos ¿Quién educa realmente?»
Al convertirnos en padres, tomamos el compromiso de ser modelos y ayudar a nuestros hijos a formar sus alas y fortalecer sus raíces. La Inteligencia Emocional es un camino lleno de grandes secretos y herramientas. Definida como la capacidad humana de gestionar: sentir, entender, controlar y modificar estados emocionales en uno mismo y en los demás.
CHECA ESTE POST: EQUILIBRIO EN CASA: ¡MANEJA EL USO TECNOLÓGICO!
Foto de Ketut Subiyanto en Pexels
Foto de Ketut Subiyanto en Pexels

Trabajemos en casa ….

Daniel Goleman identificó cinco competencias emocionales, que desde ya podemos fortalecer en nosotros y en casa:

1. Autoconocimiento: conocernos a nosotros mismos, lo cual mejorara mi capacidad de conocer a otros.

2. Autocontrol: equilibrar nuestras emociones, ya que todas son de utilidad y pueden darnos sabias respuestas.

3. Empatía: comprender a otros desde sus propias experiencias, especialmente hacerlo sin juicios.

4. Motivación: querer movernos, estar llenos de entusiasmo y dirección hacia metas claras.

5. Relaciones sociales: saber que poseemos el don de vinculados siempre con el otro, por lo que puedo dar y recibir en la misma proporción.

La Inteligencia Emocional es muy importante en lo que concierne a la crianza del día a día y a crear paz y armonía en el hogar. A través de ella lograremos el respeto mutuo necesario y la implementación de los límites que favorecerán el desarrollo personal de nuestros hijos.

La Psicóloga recomienda: «lo que propongo es que veamos la crianza como una aventura más que como un suplicio. Que como papas trabajemos con nuestras propias emociones y la de nuestros hijos de una manera inteligente, constructiva, positiva y creativa.»

Berrinches, peleas, irresponsabilidad son frecuentes motivos de consulta. Los padres inmersos en un alto nivel de estrés no consiguen respuestas. Gritan, culpan, manipulan, se alejan. Resultado: caos en casa.

La crianza emocionalmente inteligente no es una moda pasajera, definitivamente es un modo relacionarnos con nuestros hijos y de organizar nuestro hogar desde el respeto mutuo.



¡ADOLESCENCIA EN PUERTA!: DESARROLLO-SOCIO AFECTIVO DE NUESTROS HIJOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos @KENArevista!

Acompáñanos en nuestras redes sociales y no te pierdas ninguna nota de KENA.