¡Adolescencia en puerta!: desarrollo-socio afectivo de nuestros hijos

Hay etapas de la maternidad que puede ser difícil de canalizar. La adolescencia es esa etapa «interminable aparente»… ¿Cómo llevar este periodo? ¿Qué podemos hacer como mamás para aportar en este camino?

Este es el momento exacto donde buscamos la independencia como paso saludable y necesario en ellos (aunque nos cueste).

Por ejemplo, hay cambios notables en ellos; ya empiezan a necesitar su espacio, notan cambios de conductas oportunas y hasta inesperadas, etc. En fin, te das cuenta de esos cambios que te hacen ver que tu bebé crece.

Muchas de nosotras entramos en angustia por no saber cómo hacer las cosas. Pues primero que nada, debemos trabajar en el desarrollo afectivo de nuestro adolescente; ¿cómo?

Foto de Srinivas en Pexels
Foto de Srinivas en Pexels
MIRA ⇒ SEXUALIDAD EN LA ADOLESCENCIA

Desarrollo afectivo ¿Qué hacer?

Nuestra querida Yajaira Nucette, psicóloga infanto juvenil, especialista en Lego terapia nos va nutriendo de información necesaria para este camino complicado.

  1. Reconocer sus logros, les dará seguridad.
  2. Darle oportunidad de decidir de acuerdo a edad y situaciones. Incorpóralo.
  3. Comparte tiempo de calidad. Juega con ellos y vincúlate.
  4. Se positivo. Somos ejemplos de cordialidad y voluntad.
  5. Permítele expresar sus sentimientos y compártele también los tuyos. Lo vera como algo natural y saludable.
  6. Inclúyelo en actividades extraescolares, de manera individual y grupal.
  7. Se firme y respetuoso al momento de exigir cumplir las reglas
  8. Acepta que se equivoque. De los errores se aprende.
  9. Se afectivo. Abrázalo.
  10. Lee sobre maneras de ayudarle a adquirir mayores habilidades sociales.

Ser ejemplo

¡Si!, nosotros como madres (y padres también) somos capaces de conectarnos socialmente desde la confianza y seguridad personal; nuestros hijos tomarán el ejemplo y copiarán conductas necesarias desde la razón y la voluntad.

Seamos pacientes en este proceso, trabajemos la empatía y no abandonemos el camino siendo este, uno de los mejores y más importantes momentos de nuestros hijos en cuanto el desarrollo afectivo, social, personal, mental y emocionales de los ya no tan chicos de la casa.



CHECA ESTE TEMA ⇒ DEJA QUE TUS HIJOS SE EQUIVOQUEN: ¡ADOLESCENCIA EN PROCESO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos @KENArevista!

Acompáñanos en nuestras redes sociales y no te pierdas ninguna nota de KENA.