Hay que ser honestas, cuando llega una moda y la queremos adoptar no siempre funciona. A veces tanta moda duele…

Exceso de moda

Un ejemplo más claro de esto fue cuando hace algunos años atrás Sarah Jessica Parker admitió que el uso continuo y excesivo de tacones (lo catalogó como despiadado) causó deformidades irreparables a sus pies.

Pero lo más asombroso de todo esto es que a pesar de los dolores y las incomodidades que estas piezas altas le causaban, nunca se bajó de unos 10 cm (continuando con la tortura).

¿Tú te identificas con ella o eres de ese gran porcentaje que lleva sus zapatillas en la bolsa por un por si acaso?

Vamos a enumerare algunas dolencias o incomodidades que deja la moda.

Cuando la moda duele:

  • Dedos de martillo: cuando se doblan por causa de la forma del calzado o porque tu pie requiere esa postura para sostenerlo en su lugar.
  • Lesiones de tendones: en los tobillos y los que están ubicados en el metatarso.
  • Metatarsalgia: dolor o inflamación de la parte inferior del metatarso. Apoyas al pisar con más fuerza en esa zona.
  • Halux Rigidus: lo que conocemos como el famoso “juanete”. Es definida como una artrosis que se produce en el hueso base del primer dedo del pie.
  • Lesiones de rodillas: con los gemelos (músculos tensos) la pierna se ve obligada a doblar la rodilla lo que genera a largo plazo, desgaste de ligamentos pudiendo originar una futura artrosis.
  • Dolor muscular: los músculos trabajan de manera no natural ante una postura trabajada. Cosa que no pasaría si adquieras una postura adecuada.
  • Lesiones en la espalda: una postura arqueada, genera muchos dolores y seguido de esto, en los discos de la columna.

No está mal usar tacones sin ser víctima de la moda… ¡lleva tus zapatillas en la bolsa y cuídate!

LEER MÁS SOBRE: MINI COLECCIÓN “ECO”: UNA MODA DISTINTA

 

Comparte tu opinión