El pasado jueves fue el primer día del mes de la moda; esto teóricamente, ya que los eventos relativos a la moda masculina tienen rato en las pasarelas. Aunque nuestro fuerte son “las mujeres”, no podemos dejar de mencionar  la salida de Kim Jones como director artístico de Louis Vuitton para el segmento hombres, mientras se rumorea fuertemente que él pronto encabezará las riendas de una casa importante de moda (Burberry). Tampoco podemos ignorar la Alta Costura, pues entre el Surrealismo de Chiuri, el Realismo y el “Nuevo Couture” de Piccoli,  tenemos dos tendencias muy interesantes que debemos considerar.

Como en toda temporada, veremos cambios. NYFW sigue despidiéndose de gente, Victoria Beckham mostrará un show íntimo y Alexander Wang se despide del calendario de la moda, pues ahora solo mostrará sus colecciones en junio y diciembre. Pero bueno, siempre hay nuevas cosas que ver.

El primer día tuvimos la sorpresa de ver Colovos en las pasarelas de Spring Studio (Nueva sede del NYFW).  Entre pieles “falsas” (la nueva tendencia), la ausencia del cuero y la combinación de estampados con colores brillantes como el naranja (otra nueva tendencia), presentó una pasarela simple, pero amigable a la vista. En el complejo concepto de “Moda sustentable”, Nicole y Michael Colovos hacen un esfuerzo para ser solidarios a esta causa. Dejaron a su proveedor de textiles italianos para usar telas hechas del reciclaje de botellas plásticas encontradas en el mar.

Colovos RTW Otoño-Invierno 2018

En un retorno interesante, Juicy Couture, bajo la dirección de Jamie Mizrahi, conocida como Sweet Baby James, estilista de Hollywood, volvió una marca que en su momento mujeres de mi generación amaron; entonces, ver este regreso mucho más maduro, chic, pero aun cool, fue bastante simpático. La eminente tendencia de poder vestir casual, del gym al trabajo y del trabajo a una cena se vio representada en la pasarela, entre tonos vinotinto, alusiones de jumpsuits de cuero y estampados tipo wash-out californianos. Juicy Couture encontró la fusión perfecta entre el confort y lo chic, regresando con toda fuerza a complacer a su clienta que, aunque ha crecido, no ha olvidado esta marca y no me queda duda de que se volverá la favorita de muchos en un corto tiempo.

Juicy Couture RTW Otoño-Invierno 2018

La noche cerró con Tom Ford, quien, como siempre, deslumbró. Una colección muy a los ochenta en NYC. Predominaron las lentejuelas y el brillo. Combinaciones de colores eléctricos y diferentes patrones en secuencias mostró una pasarela alegre, donde la exageración lo es todo. Más es más; el color naranja se destacó y, sin duda, para el diseñador, la ciudadela de Nueva York y su history siguen sirviendo de inspiración.

Tom Ford Otoño-Invierno 2018