Qué delicioso resulta dormir y sentirte descansada después de muchas horas de sueño, pero ¿has pensado en que te excedes? Todo en demasía no es bueno y el sueño no es la excepción.

Mucho o poco sueño: también afecta

Si bien es cierto, dormir las 8 horas al día es recomendable para el funcionamiento del organismo, de la mente y hasta del espíritu pero dormir mucho más de lo estipulado, podría resultar contraproducente.

 Así lo demuestran algunos estudios realizados en el 2015, “la gente que duerme menos de siete horas o más de ocho tiene un riesgo significativamente mayor de desarrollar diabetes tipo 2.”*

En sincronía con estos resultados, otros estudios demostraron que las personas con largos o cortos períodos de sueños  tienden a subir de peso. ¿Notas que te ha pasado? Es momento que revalúes tus horas de descanso y distribuyas mejor tu día con actividades complementarias.

Pero no todo queda aquí, la parte cerebral también está en peligro, ¿por qué? Resulta que los efectos cerebrales de un sueño prolongado puede deteriorar la memoria en personas mayores, lo que puede dar como posible consecuencia el desarrollo de una demencia.

Ahora sí, ¿cómo ponerle límite a algo que resulta placentero y bueno para ti? Primero que nada tienes que saber a ciencia cierta, cuántas horas de sueño debes cumplir por las noches.

Horas de sueño según edades

La doctora en medicina de la familia, Natasha Bhuyan, MD de Phoenix, Arizona explica que “regularmente de 7 a 9 horas por noche es la duración recomendada del sueño para los adultos, varios expertos argumentan que las definiciones de ´demasiado´ y ´muy poco sueño´ son turbias.”

  • Los recién nacidos normalmente necesitan dormir entre 14 a 17 horas del día.
  • Niños pequeños necesitan entre 11 a 14 horas.
  • En preescolar requieren 10 a 13 horas.
  • Durante la edad escolar de 9 a 11 horas.
  • Y los adolescentes de 8 a 10.

¿Y tú? Es importante que evalúes cómo te sientes al despertar después de haber dormido de forma seguida las 9 horas de un adulto. Si sigues sintiéndote cansado, que evolucionas como en cámara lenta y se te hace cuesta arriba cumplir con tus tareas diarias, entonces esas 9 horas son demasiado para ti.

Una buena opción para esto podría ser empezar una actividad física durante al menos una hora antes de empezar a tope tu día, por ejemplo: una rutina de cardio, una buena bailoterapia o sencillamente darle tres vueltas a la plaza de tu cuadra.

Es beneficioso para tu organismo  ya que logras quemar calorías y darle esa energía a tu día para poder disfrutar en la noche, una jornada de sueño que te dejará dormir como ángel y despertar nuevamente activa y con ganas.

 

*Información proporcionada por: Fitbit

 

Una buena alimentación siempre será recomendada y en el siguiente post podrás descubrir los alimentos que mejoran tu jornada de descanso:

LEER MÁS SOBRE: ALIMENTOS QUE MEJORAN LA CALIDAD DEL SUEÑO

Comparte tu opinión