Acqua di Parma conmemora su primer centenario, y lo hace fiel a sus raíces: con exclusividad y con un lujo que se define por el saber hacer de los artesanos más reconocidos de la historia italiana. Es así como Colonia, la fragancia que en 1916 da origen al mundo Acqua di Parma, se convierte en una joya, al vestirse de un encantador frasco de orfebería de Damiani en esta edición limitada de 100 piezas numeradas, de las cuáles llegarán a México seis, con un precio de 18,000 pesos en El Palacio de Hierro Polanco.

 

Comparte tu opinión