Una tarde cualquiera, en la redacción del medio para el que trabajé, se presentó un grupo de jóvenes denominados @regalaunjajaja, que nos invitó a hacer yoga de la risa. Nos pidieron tomarnos 10 minutos para relajarnos y compartir un rato diferente, a pesar de estar “en plena hora del cochino”, como le decimos en el argot periodístico al cierre de las páginas.

La ONG Regala Una Sonrisa nos llevó durante varios minutos a reírnos a carcajadas y a disfrutar el momento. Nos hicieron una divertida serie de ejercicios y nos sacaron de la rutina vespertina. Nos pidieron desestresarnos durante 10 minutos y, aunque a algunos de mis compañeros arrugaron la cara y dijeron que nos “robarían” mucho tiempo, al final de la sesión todos estábamos más relajados, sonrientes, alegres y motivados para continuar lo que andábamos haciendo. Combinamos la risoterapia con yoga de la risa.

También aprovechamos para hacer un Mannequin Challange que, para el momento, noviembre de 2016, estaba de moda. Cuando finalizó la grabación reinaba un clima positivo y muy alegre dentro de la redacción. Terminamos la sesión con una sensación de bienestar total.

Uno de sus más cómicos embajadores de la risa, Christian Bártoli (@quetipotanserio), hizo conexión rápidamente, con su chispa y buen humor, con todos los periodistas que estábamos en la redacción.

En un tono más serio, Bártoli explica que reír es “estar aquí y ahora. Es elevar la vibra”. Al referirse a las situaciones que afrontamos día a día, asegura que reír nos permite “pensar en el problema desde otro ánimo”.

Poderosa herramienta

La risa es innata y contagiosa, y algunos estudios sostienen que es una excelente medicina para sanar distintos aspectos de nuestras vidas. A ella le atribuyen que puede ayudar a calmarnos si estamos ansiosos y estresados. Según investigaciones científicas, con una carcajada se activan en nuestro cuerpo más de 300 músculos, por lo que sus beneficios abarcan el bienestar mental, emocional y físico.

La risa mejora nuestro estado de ánimo, aunque no es una terapia absoluta para curar las enfermedades.

Sólo se necesita que estemos dispuestos a tomarnos 10 minutos al día para reír a carcajadas. Podemos  hacerlo con algún grupo de amigos o compañeros del trabajo, o solos en nuestras casas, aunque parezcamos locos, jajaja.

Uno de los ejercicios más sencillos sería pronunciar, por ejemplo, en voz alta y varias veces: “jajajaja”, “jejejeje”, “jijijiji”, “jojojojo”, “jujujuju”. Y luego seguir con carcajadas cada vez más espontáneas. Puedes recordar algo chistoso que te haya ocurrido y de ahí desprenderte a relajar los músculos de la panza y reír.

Puedes utilizar el humor y contar chistes, o simplemente desatarte en carcajadas para que esta risa simulada se transforme rápidamente en genuina y contagiosa. Puedes hacer muecas e imitaciones para promover la risa.

Hacer catarsis

Desde hace aproximadamente 25 años, la yoga de la risa se aplica como terapia sanadora, gracias a su creador, el doctor Madan Kataria, quien se basó en hallazgos científicos que confirman que el cerebro no distingue de una risa espontánea a una simulada y produce similares beneficios como liberar el estrés y fortalecer el sistema inmunológico.

El doctor Kataria, valiéndose en su experiencia en el teatro, diseñó varios ejercicios de la risa para motivar a sus grupos de estudios. Luego, su esposa, Madhuri Kataria, practicante del Yoga Pranayama, le propuso combinar la risa con respiraciones para combinar los beneficios de esta técnica que se ha convertido en todo un movimiento mundial.

Refieren algunas investigaciones, que el médico neurólogo y padre del psicoanálisis, Sigmund Freud sostenía la tesis de que reír a carcajadas es una grandiosa manera de liberar las cargas de energía negativa que tenemos y que, de esa forma, generamos procesos de catarsis para sentirnos mejor.

Sabías que cuando ríes…

-Mejoras tu estado de ánimo

-Calmas la ansiedad y combates la depresión

-Mejoras la capacidad respiratoria y circulación sanguínea

-Fortaleces tu sistema inmunológico, nervioso y cardiovascular

-Segregas endorfinas, que son los analgésicos naturales del cuerpo

-Reduces el cortisol, la hormona del estrés

-Tienes mejor perspectiva de la vida para buscar soluciones

-Luces más atractiva y segura

-Elevas tu autoestima

-Te conectas con lo positivo, con la alegría de la vida

-Mejoras el sentido del humor

Entonces, ¿qué esperas para sentirte mejor? ¡Vamos!, no pierdas tiempo y sonríele a la vida, conéctate con tu alegría de vivir. Entrénate para vivir con alegría. Ríete a carcajadas cada vez que puedas. Ríe vigorosamente por 10 minutos y verás los resultados.

 

#yogadelarisa#bienestar #salud @regalaunjajaja #sonríe #alegríadevivir

Comparte tu opinión