Emprender es algo solo para valientes, digno de admirar. Sí, atreverse y salir de la zona de confort no es algo que cualquiera hace, pero sin duda, es algo que todos deberíamos intentar.

Si estás pensando en iniciar con tu propio negocio debes investigar, planificarte, conocer los mecanismos de ahorro más acertados para ti y todos los trámites con los que debes cumplir, por eso creamos para ti una guía práctica para emprendedores.

  • Investiga: es momento de que te sientes y te informes sobre las diferentes opciones. Alternativas hay por montón, pero antes de lanzarte debes definir y tener muy claro en qué consistirá. Mientas más información domines, menor será el margen de error. 
  • Elige: luego de haber hecho una investigación profunda sobre todas las ideas que rondaron en tu cabeza, es hora de escoger qué quieres hacer. Tu elección debe responder y centrarse en un modelo de negocio en el que consideres tus conocimientos, habilidades, tiempo y capital.

  • Desarrolla una idea: define un concepto de negocios, enfócalo en algo que te apasione y en lo que tengas un poco de experiencia. Piensa en un producto o servicio con el que puedas mejorar la vida de la gente y que aporte algo diferente.
  • Organiza: la base de todo emprendimiento se fundamenta en el esfuerzo que dediques y la organización que desarrolles. Debes evaluar los pros y contras de cada acción. Determina cuáles serán tus primeros pasos, quiénes te acompañarán en el proceso, cómo venderás y cuáles serán tus metas a corto, medio y largo plazo.

  • Escoge un nombre y registra tu empresa: que se ajuste a la marca/servicio que creaste. Evalúa si está disponible y regístralo en las oficinas correspondientes.
  • Presupuesto: se necesita de capital para llevar a cabo un proyecto; tener un presupuesto básico y respaldarte en instituciones que garanticen tu inversión es importante. Un método de ahorro ideal para emprendedores es Guardadito Banco Azteca. Para abrirlo usas el monto inicial que quieras, incluso desde un peso, y no te cobra comisiones por manejo de cuenta ni saldos mínimos. ¿Lo mejor? Puedes disponer de tu dinero cuando lo necesites. Una vez definido tu presupuesto, tendrás más claro cuánto dinero dispones para desarrollar tus objetivos.

  • Comienza: ¡llegó el momento! busca posibles inversores o clientes. Haz visible tu proyecto, crea un sitio web y ten presencia en redes sociales. No temas a la competencia, al contrario, haz que sean tu inspiración para ofrecer un servicio mejor y diferente. Recuerda siempre ofrecer una experiencia inigualable a tu cliente. ¡Toma acciones y dale vida a tu emprendimiento!

Comparte tu opinión