Como sabemos, el sobrepeso y la obesidad han sido un problema de salud mundial y de carácter epidemiológico, pero, ¿qué tiene que ver la tecnología con esto?

Nos pasa mucho y más en esta época, tenemos siempre el teléfono con nosotros y esto nos hace quedarnos tiradas en el sofá postergando los planes y vivir en el mundo paralelo de las redes sociales. ¿Te pasa? Así se empieza…

¿Obesidad digital?

La obesidad digital no es más que el abuso de las tecnologías, con una conectividad recurrente.

«Un fenómeno que puede llegar a generar dependencia y sobrepeso, afectando a la vida privada y disminuyendo así las relaciones sociales, familiares y el rendimiento laboral, con aparición de aislamiento, ansiedad, insomnio, alteraciones endocrinas, músculo-esqueléticas y/o cardiovasculares,» explican los expertos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 25% de las personas, tienen trastornos de conducta relacionados con el uso de las nuevas tecnologías.

Algunas señales de alarma que indican una dependencia a las nuevas tecnologías son:

  • Privarse de sueño para permanecer conectado durante más tiempo.
  • Descuidar actividades, como la familia, estudio o relaciones sociales.
  • Recibir quejas de alguien cercano (familia, pareja) en relación con el uso inadecuado.
  • Irritabilidad cuando la conexión falla o resulta muy lenta.
  • Mentir sobre el tiempo real que se pasa en las diferentes pantallas
  • Intentar limitar los tiempos de exposición sin conseguirlo.

 “Dieta”: adiós obesidad digital

Hay algunos tips que podemos seguir para detener esta obesidad tecnológica. Algunos de ellos son:

  • No utilizar tecnología durante las comidas -ni videojuegos- para evitar distracciones y aprovechar ese tiempo para la comunicación familiar.
  • Potenciar el ocio saludable mediante la lectura, el cine, las manualidades o actividades culturales.
  • Fomentar el deporte y las actividades en equipo al aire libre, que permitan mejorar las relaciones interpersonales.
  • Fomentar el uso de juegos y aplicaciones más saludables, que impliquen movimiento y reduzcan el sedentarismo.
  • Limitar el tiempo de uso.
  • Es preferible colocar el ordenador, televisión, videoconsolas en espacios comunes y no en habitaciones, facilitando de esta forma la interacción familiar.
  • Tener los teléfonos móviles lo más alejados posible cuando nos vayamos a dormir, para evitar que sean lo último que vemos al acostarnos y lo primero al levantarnos.

Lo importante es que aprendas a desconectarte de tus aparatos tecnológicos y de esta manera evitar que 3 kilos se conviertan en 5 y luego 10 de más y en dado caso que ya sea un poco tarde, consulta con tu médico especialista para tu control y vuelcas a recuperar tu peso.

Información sugerida por: Balianz



LEER MÁS SOBRE: BENEFICIOS DEL DETOX DIGITAL: EL RETIRO QUE NECESITABAS

Comparte tu opinión