Este mes tuvimos en portada a la actriz Grettel Valdez, una mujer con la que disfrutamos mucho platicar. En la entrevista hablamos de muchas cosas, entre ellas sus pasiones, su roles de mamá, actriz y mujer, y de los papeles en la vida real más difíciles que ha tenido que realizar.

Grettell es una mujer fuerte que día a día trabaja para mantenerse en equilibrio y así darle lo mejor a su hijo Santino.

 

ENTREVISTA

¿Cómo evalúas este primer año?

Llena de bendiciones, con grandes proyectos como Las Amazonas, y feliz de poder quitarme las villanías de encima. Me siento plena en este momento, y cada día lo que más busco es la sonrisa, porque de eso se trata todos lo días.

 ¿Cuál ha sido el papel más difícil que te ha tocado vivir en tu vida real?

Mi divorcio. Porque fue un momento difícil en mi vida y complicado sin duda, ya que mi bebé estaba muy chiquito, tenía apenas casi un año. Fue realmente complicado, pero… pues son cosas que pasan; y nada, lo sacamos adelante. Claro que me tomó un año recuperarme; no fue fácil, pero al final de cuentas tengo un ex marido que a todas estas solo quería, al igual que yo, lo mejor para nuestro hijo, y eso sí está increíble.

¿Qué no perdonas en el amor?

¡La infidelidad! No va con mi educación, ni con mis principios. Yo creo que mejor decir a tiempo “Bye”, que caer en una situación en la que no sepas qué hacer. Así que, en definitiva, la infidelidad no va conmigo, tanto como la mentira.

¿Cuál es tu próximo reto?

Seguir creciendo como mamá, como actriz, seguir purificando mi esencia, mi manera de ver la vida.

Entrevista completa en la revista KENA edición julio 2016.

grettell valdez

Camino de éxitos

Grettell debutó en la pantalla chica en 1997, en la telenovela Sin ti, junto a Gaby Rivero y René Strickler, para luego obtener su primer protagónico en 2004, cuando tenía 28 años, en la telenovela Ángel Rebelde, una producción de la cadena venezolana Venevisión y la productora estadounidense Fonovideo, que se realizó en Miami. Aquí protagonizó junto a Víctor Noriega una historia en la que una chica logra, con el esfuerzo y la fortaleza que Valdez supo darle, dar con su origen después de intentar mantener a flote su familia. Entonces, todos la conocieron como Lucía Valderrama Covarrubias.

Mientras trabaja en su primera producción, también participa en la telenovela Rebelde, como Renata, y en el drama Heridas de amor, como Pamela. Los siguientes personajes que interpretó la caracterizaron como la “chica mala” de las telenovelas. Como Carlota, la villana de Lola, érase una vez (2008), una mujer rencorosa y vengativa en desmesura contra una joven niñera que sin querer le estaba quitando protagonismo. Si viste la versión argentina, y luego en la que participó Grettell, seguro te darás cuenta de que su trabajo se hizo notar, haciendo que la audiencia llegara a odiar ese rostro tan encantador que en realidad tiene Valdez.

Otro ejemplo de ello es su participación en la última adaptación de la novela La mentira, que antes fue protagonizada por Kate del Castillo y Guy Ecker, y que en 2015 volvió a la pantalla bajo la dirección de Mónica Miguel y la producción de Salvador Mejía, por quien Grettell siente gran predilección: “lo amo con todo mi corazón; llegó en un momento indicado”, señaló recientemente.

En Lo imperdonable todos la vieron dar vida a la antagonista de la historia, que mucho dista de parecerse a la doble cara de Virginia Prado-Castelo, la malvada prima de Verónica, interpretada por Ana Brenda. Y claro está, de aquí viene que muchos la califiquen de villana, tras ser nominada para los Premios TvyNovelas 2016 como “Mejor Villana” del año.

Además, no hay que olvidar que anteriormente había interpretado a otra perversa mujer, de 2013 a 2014, cuando da vida a María Zamudio, en la telenovela Lo que la vida me robó, al lado de Sebastián Rulli y Angelique Boyer. Las cuestión es que, si la Bruja Mala puede tener un final feliz, como lo plantean en Once Upon a Time, entonces ¿por qué Grettell no tendría el suyo?

Comparte tu opinión