La receta del Mole poblano de Frida Kahlo.

La famosa pintora mexicana Frida Kahlo fue sin duda una gran embajadora de nuestra cultura gastronómica. Desde la cocina en la Casa Azul, el hervor de clásicos platos de cocina colonial, prehispánica y popular eran comunes.

Frida tenía un encanto oficial por la cocina. En su casa entraban y salían invitados muy VIP  a sus famosas cenas. De su libro “Las fiestas de Frida y Diego. Recuerdos y recetas de Gudalupe Martín y Marie-Pierre Colle Corcuera, encontramos esta receta de Mole Poblano que bien valdría la pena probar.

RECETA DEL MOLE POBLANO DE FRIDA KAHLO

INGREDIENTES

– 250 gramos de chiles mulatos desvenados y despepitados
– 350 gramos de chiles pasillas desvenados y despepitados
– 350 gramos de chiles anchos desvenados y despepitados
– 250 gramos de manteca de cerdo
– 3 dientes de ajo medianos pelados
– 2 cebollas medianas picadas
– 2 tortillas duras en pedacitos
– ½ bolillo duro
– 60 gramos de pasitas
– 125 gramos de almendras
– 6 cucharadas de pepitas de calabaza
– 125 gramos de ajonjolí
– 1 cucharadita de anís
– 2 clavos de olor
– 1 raja de canela
– 1 cucharadita de pimienta negra
– 3 tablas de chocolate de metate o al gusto
– 150 gramos de jitomate pelados y picados
– sal y azúcar al gusto
– 1 guajolote o pavo grande partido en piezas y cocido en un buen caldo hecho con zanahorias, poro, cebolla, una rama de apio perejil y un diente de ajo (se puede sustituir el pavo por 4 pollos).

PROCEDIMIENTO

Los chiles se pasan por 150 gramos de manteca caliente, se colocan en una cazuela con agua muy caliente y se deja que suelte el hervor para que se suavicen.

En la misma manteca se acitronan los ajos y las cebollas; se añaden las tortillas, el pan, las pasitas, las almendras, las pepitas y la mitad del ajonjolí, el anís, los clavos, la canela, la pimienta, el chocolate y los jitomates. Se fríe todo muy bien. Se agregan los chiles escurridos y la mezcla se fríe unos segundos más.

Se licúa todo con caldo en el que se coció el pavo y se cuela.

En una cazuela grande se calienta el resto de la manteca, se añade la salsa, se deja hervir el mole durante 5 minutos y se sazona con sal y azúcar (debe quedar dulcecito). Si es necesario se añade más caldo; debe quedar una salsa más bien espesa.

Se deja hervir de 20 a 25 minutos a fuego lento, se le añaden las piezas de guajolote, se deja hervir 5 minutos más y se lleva a la mesa en la misma cazuela, espolvoreándolo con el resto del ajonjolí tostado.

Más recetas de cocina mexicana en nuestra nueva edición de KENA COCINA

 

Comparte tu opinión