Creo que toda perdida es difícil. Creo que toda perdida es incomprensible. Y aunque a veces estamos preparados para saber que eventualmente alguien se irá, se nos hace siempre difícil entender. Hoy, este sentimiento lo viví al enterarme que Franca Sozzani falleció.

Franca era la editora en jefe de Vogue Italia. Empezó el cargo a la par que Anna Wintour en Vogue América. La última edición que Franca trabajó fue Vogue Enero del país Italiano.

Cuando vi a Franca en Londres el pasado mes de la moda, le comenté a mi mamá que estaba sorprendida de la delgadez de la editora, no se veía saludable. Poco después me enteré que Franca estaba enferma.

Esta mujer no solo fue editora en jefe de la revista de moda más importante del mundo en un país que vive por la moda, sino que impulsó la moda en países africanos como Ghana, crearon infraestructuras laborales que impulsaron a varios diseñadores africanos al mundo. Franca fue una filántropa nata, una mujer incansable que trabajó (con oxígeno) hasta hace dos semanas. Su última aparición fue en el show de Chanel para presentar la temporada pre-fall 2017.



Recientemente su hijo, y gran amor, Francesco Carrozzini, elaboró un documental sobre la vida de su madre. «Franca: Chaos y Creación». Aunque en entrevistas ambos declararon que hubo diferencias en la dirección que tomó el documental, se dice que el resultado es magnífico e inmortalizará la vida de una mujer que fue humilde, trabajadora, visionaria y nunca siguió las reglas.

LEER: PODEROSAS FRASES DE FRANCA SOZZANI

Descrita como una amiga leal, una confidente de acero, una madre abnegada, una profesional visionaria el mundo, hoy se despide una gran mujer y, aunque supe el pasado septiembre, que estos serían sus últimos meses, la sorpresa de que se vaya alguien de ese calibre e importancia, es difícil de asimilar.

A sus 66 años el legado de Franca Sozzani es un monumento a la moda moderna.

Grazie Mile Franca. Sei stata delle migliori, la tua ánima ora riposa in pace, rimarrai nei nostri cuori

Comparte tu opinión