Cuando empiezas a salir con alguien y hay algo hay no te gusta, ¡pon límites a tiempo! Pero ¿cuáles son esos deal breakers a los que más le huimos?

Si no te gusta… ¡Huye!

¿Qué aceptar y qué no cuando empezamos a salir con alguien? No se trata de querer pretender ser unas divas insufribles o súper exigentes, ¡no! Va más allá:  «No darle cabida a lo que no nos hace sentir cómodas».

Y cuando se trata de cuidarnos, amarnos y hacer valer lo que realmente nos gusta y nos hace sentir bien, pues todo vale ¿no?… Pero ¿ya has puntualizado lo que te saca de foco cuando estás con tu ligue?

Rocío Cardosa, project manager de AdoptaUnChico, afirma que “negarte a aceptar ciertas características de la personalidad de tu ligue se puede confundir con ser egoísta o muy exigente, sin embargo, se trata de un acto para cuidarte a ti misma. No tiene que ver con animar la intolerancia, sino en reconocer que hay cosas con las que no estamos de acuerdo y es válido. Mientras no ofendamos o lastimemos a alguien, se vale decidir qué es lo que queremos y qué no al establecer relaciones”.

Y cuando se trata de cuidarnos, amarnos y hacer valer lo que realmente nos gusta y nos hace sentir bien, pues todo vale ¿no?… Pero ¿ya has analizado lo que te saca de onda cuando estás con tu ligue?

A las mujeres no nos gusta los hombres con los siguientes detallitos:

  • Personalidad: es una de las cosas que más nos deslumbra y nos hace sentir seguras y más aun cuando tienen atenciones y comportamientos de “hombrecito” sin excesos… Es decir los “hijitos de mamá” o “machistas”, ambos extremos aterrorizan a las mujeres de la actualidad. Buscamos relaciones más independientes y personas más maduras.
  • Vicios: es probable que todos tenemos algún vicio, pero, por ejemplo: ¿qué harías si te toca un ligue súper fiestero? ¿Aceptarías esto y tendrías paciencia a sus indefinidos fines de semana de copa y baila? Hay mujeres quienes lo toleran pero hay muchas otras que ¡ni loca!… prefieren una relación más equilibrada. ¡Depende de cada gusto! Claro, diríamos «Depende del vicio», ¿no? Si su vicio es irse de playa y despejarse de tanto rollo (invitándonos, claro), quizá nos beneficie nos haga sentir en calma y que vamos por el camino correcto y eso es lo que importa…
  • Físico: más allá de fijarnos en sus músculos, ojos o color de piel, hay otros detalles que definitivamente nos hace poner freno enseguida… El mal aliento, por ejemplo, es un negativo para tu “ligue”, el aspecto sucio o poco aseado es otro factor que nos hace huir sin pensarlo… son de los deal breakers físicos más temidos por las mujeres.
  • Vida profesional: estamos en una era donde las mujeres no aceptaríamos a una pareja sin aspiraciones ni ambiciones “de las buenas.”

“Al final de cuentas lo que importa no es calificar a las personas, sino ser congruentes con los valores que profesamos y saber a dónde queremos llegar con alguien. Los deal breakers son herramientas para ser fieles a nosotras mismas y sinceras con los otros”, concluyó Rocío Cardosa.

 

Con información de Adopta un chico.

 

LEER MÁS SOBRE: ¡ADIÓS ESTRÉS!: EL OLOR DE TU PAREJA TE AYUDA

Comparte tu opinión