¿Sabías que puedes trabajar la ansiedad con los aromas? Pero no hablamos de olores de comida o flores, es ese peculiar olor que emana tu pareja lo que podría disminuir los niveles de estrés.

Combate el estrés con una camiseta de él (o ella)…

Según señalan estudios de la Universidad de Columbia, se ha puesto en evidencia que ese aroma tan personal que emana tu amorcito -un ser al que quieres mucho-, puede ayudar a reducir los niveles de estrés. ¿Te pasa con tu mamá también?

Los expertos explican que cuando las mujeres están expuestas al olor de su pareja, los niveles del cortisol (hormonas que dispara el estrés) se equilibra de forma importante, generando esa sensación de seguridad y bienestar.

Pero si están expuestas a olores de personas desconocidas, esta hormona aumenta, generando inquietudes y ansiedades.

Esta hipótesis se comprobó con 96 parejas. Al hombre se le entregó una camisa nueva, sin olores particulares, para que la usaran durante 24 horas continuas.

Pero esto no termina aquí, ellas se sometieron a tres pruebas diferentes:

  1. Una entrevista simulada
  2. Examen matemático
  3. Muestra de saliva

Acto seguido, las mujeres accedieron a oler las camisas y posteriormente se vieron sometidas a un test de preguntas donde exploraban el nivel de estrés de cada una de ellas y para sorpresa de muchos, las mujeres que olieron la prenda de su pareja se sentían más seguras y con menos niveles de ansiedad.

La psicóloga y autora de dicho estudio, Marlise Hofer, explicó que «muchas personas usan la camisa de su compañero o duermen en el lado de su pareja cuando no está. Pero, pueden no darse cuenta por qué se involucran en estos comportamientos. Nuestros hallazgos sugieren que el aroma de un compañero solo, incluso sin su presencia física, puede ser una herramienta poderosa para ayudar a reducir el estrés«.

Esto podría ser una excelente excusa para buscar a tu pareja y apapacharla. Además de sentirte amada, trabajas simultáneamente el estrés y nivelas tus estados de ansiedad. Todas las noches una terapia de abrazos no vendría nada mal. ¿No crees?

 

LEER MÁS SOBRE: TERAPIA DEL ESPEJO: ENFRENTA A TU YO INTERNO Y ELEVA TU AUTOESTIMA

Comparte tu opinión