FAMILIA es una palabra que siempre ha significado mucho. Para todos, de una forma u otra… significa nido, cuidado, nutrición, amor, protección, o… traición, expectativas, defraudar, exilio, o… papá y mamá, hermanos,  abuelos, tíos, primos, domingos, comidas

Así viví yo mi infancia/adolescencia, entre familias que se formaban porque mis tíos se casaban, luego tenían hijos y entonces se hacía una nueva familia, y así iba creciendo la familia.

Cada vez más primos, más personas que formaba este núcleo. La primera que “puso el desorden” en mi familia fui yo.

Fui la primera divorciada en este “muégano” y siendo una mujer con una hija, que conformaba una familia diferente, pues pasé a formar parte de las familias diferentes en la sociedad de mi México que tenía la tradición de mantener las formas y mantener los matrimonios aunque éstos no funcionaran, “por los hijos” o para no dar de qué hablar en la sociedad, o por lo que sea (¡tantas razones no dichas!).

Hoy ya no se guardan tanto las formas, los tiempos han cambiado, ya no soy la única divorciada de mi familia, ya se han unido varios, y ¡está bien! Si no quieres permanecer en una relación, ¿por qué habría que hacerlo?

Así que, ahora ya hay varias familias dentro de mi núcleo familiar en donde existe una mamá y una hija, o una mamá y cuatro hijos, o un papá y un tres hijos, y hasta el papá con dos hijas, más una nueva pareja con su hija, así que ahora son cinco. Por decir algunas.

Cuando yo era pequeña se estigmatizaba y se juzgaba a los niños que eran hijos de padres divorciados, y podían ser violentados por tener esa “condición”, no supe qué era eso, no recuerdo haber sabido la condición de ninguna de mis compañeras, pero supe de niños que si los lastimaron por esa razón.

Cuando mi hija le tocó vivir esa situación, el ser hija de padres divorciados, ya eran varios los compañeros que eran hijos de padres divorciados,  así que se empezó a convertir en normal, no era algo de lo que se hablara como raro, y entonces yo me preguntaba, ¿qué otra cosa podrá pasar que pueda ser raro que pudiera violentar o señalar a un niño en la escuela? En otros países se volvieron más comunes las familias de padres de diferentes razas, y aunque no era muy común en mi entorno, también generaron conflicto.

Pero nunca me imaginé lo que vendría, la verdad me declaro inocente, y para nada lo juzgo, las familias de padres homosexuales se convirtió en el nuevo escándalo que ahora se está empezando a ver normal, y ahora está tomando el primer lugar de lo que puede juzgarse las familias de padres transgénero.

¡Pues sí! Hoy las familias son de todas formas, cada día buscamos más respeto en las elecciones de cada persona y a mi me encanta ver la gran diversidad de gustos y preferencias. Esto no quiere decir que no existiera antes, es que se reprimía y eso lastimaba mucho a las personas, tratar de vivir una vida que no era la que querías puede dañar, frustrar y hasta enloquecer a cualquiera, (y luego nos preguntamos por qué tanto trastorno mental) pues para nada es fácil vivir una vida “de clóset”. Ya sea por una preferencia sexual diferente a la que se había establecido como “normal” o por una inadecuación del cuerpo con el que naciste, hoy podemos preguntarnos lo que queramos, y lograr expresarlo, si soy mujer en un cuerpo de hombre y quiero revertirlo, o viceversa, o soy mujer y me gustan los hombres, o las mujeres, o los dos, o nadie, ahora puedo buscar expresar mi ser, y vivirme lo más congruente posible, ¡es maravilloso!

Con esto no digo que sea fácil, ni que ya sea integrado en la sociedad como “normal”, todavía hay muchos que no lo aceptan, y lo peor, lo rechazan y cuando estas personas se sienten agredidas por que los otros viven sus vidas como se les pega la gana reaccionan y pueden ser muy violentos. Si, ya tenemos posibilidades de expresarnos con más libertad, y hay más aceptación de todos los tipos de familias y es maravilloso.

Me encanta ver familias de un solo padre, o de padres del mismo sexo, o sin hijos o con hijos, de diferentes razas, o incluso a quienes han elegido una mascota como su familia, hoy se reconoce la familia no como ese vínculo que pretendía la reproducción o el poder político o social, como se vivió en tantas familias a lo largo de la historia que nos antecede. Hoy una familia es ese grupo de seres que crecen juntos que unos se hacen cargo de otros por un tiempo y se apoyan si es lo que deciden hacer.

Los formatos se han expandido, estamos aprendiendo a respetar aquellas formas que no eran comunes a nuestra vista, y aprendiendo a ser y dejar ser. Que cada quién se viva como quiera, así menos juicios y exigencias, y más paz mental, y bienestar social.

Y ahora sí… ¡Que viva la familia!

Comparte tu opinión