Renueva tus manos, ellas son parte de tu imagen

Por: Michell Nadales

Muchas veces no le prestas atención a tus manos y las descuidas. Las expones a los cambios de clima, a los gérmenes y a productos de limpieza fuertes. Todas estas actividades poco a poco van dañando la piel resecándola, agrietándola e incluso avejentándola. Las manos son parte importantísima de tu imagen y hablan mucho de ti. Así que para ayudarte un poco a renovarlas te contamos las mejores recetas para que las cuides sin salir de casa.

¡Adiós manos resecas!

La resequedad es una amenaza constante en nuestras manos, cómbatela troceando un aguacate, el cual es rico en aceites naturales y vitamina E, añade dos cucharadas de miel mézclalo hasta hacer una pasta y colócala en la parte superior de las manos, puesto que esta parte es la sufre más exposición al daño durante el día. Déja la mascarilla en tus manos por 20 minutos para que la piel absorba los nutrientes y luego retírala suavemente con agua tibia.

 Hidratación diaria

Si quieres una hidratación diaria, antes de salir de casa para cumplir con tu jornada, protege tus manos con aceite de almendra. La almendra tiene un alto contenido de vitamina E por eso siempre es recomendada para tratamientos en la piel. Toma un algodón humedécelo con aceite de almendras y cumbre todas tus manos masajeándolas suavemente hasta que se absorba la piel.

Manos manchadas

Las manos manchadas aparecen con el pasar del tiempo y muchas veces por no recibir el cuidado apropiado, por eso es importante mantenerlas cuidadas. Para combatir las machas aplica esta mascarilla en la noche, aplasta media papaya y combínala con jugo de limón. Después coloca la pasta sobre tus manos por 15 minutos y después retírala con agua fría y sécalas con suavidad.

Descansa tus manos

Las manos también necesitan descansar y mucho. Regálale unos minutos de reposo a tus manos. Utiliza agua de rosas, la cual contiene propiedades desinflamantorias y cicatrizantes ayudaran a renovarlas. Añade unas gotitas de glicerina y déjalas flotar en el agua durante 20 minutos luego colócalas sobre una toalla y deja que se sequen solas. Te sentirás con manos nuevas.

 

 

Comparte tu opinión