Mi amigo pasa los 50 años y se ve de poco más de 35 años. Pocos saben su edad y lo que hace para realmente verse tan joven. Me senté con él y le pregunté qué hacía para verse tan bien y esto me contestó.

Sentarse con un hombre a hablar de belleza ha sido lo más divertido de la semana. Roberto siempre se ha visto muy joven, pero nunca me atreví a preguntarle sus secretos de belleza. Confieso que fue realmente enriquecedor.

La rutina es la clave

Roberto padeció de acné severo cuando era adolescente, así que las rutinas de limpieza fueron su pase de entrada a uno de los mejores hábitos de la belleza y la salud. Desde muy joven, aprendió que durante la mañana y la noche, pase lo que pase, debe preparar su piel.

Me confesó que usa lo que tenga, pero que de “cajón” un jabón y una buena crema es suficiente.

Si quieres armar un buen kit mínimo necesitas jabón y cepillo limpiador (confesó que el mejor es el Clarosonic), agua micelar, mascarillas dos veces por semana, crema de noche, crema de día, tónico y suero.

No hay día que lleve a cabo su rutina de belleza y me aseguró que este es el secreto principal.

Ponte lo que tengas, pero ¡póntelo!

Entre varias amigas que estábamos con él todas dijimos: “No tengo el dinero para todas esas cosas ¿qué hago? ¿cuáles son los productos clave?, etc. Roberto se limitó a decirnos ¡Ponte lo que tengas, pero póntelo! ¿Quedó claro?

Agua tibia con limón y una cucharada de aceite de oliva

¿Por qué rayos no le creí a mi mamá? Todas los días, Roberto se para a las 6 de la mañana para tomarse un vaso de agua tibia con limón y una cucharada de aceite de oliva, en cuchara de madera o plástico, nunca de metal.

El agua tibia con limón ayuda a equilibrar el PH corporal, debido al alto contenido cítrico de esta fruta. Su alto contenido en vitamina C ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y es fundamental para el desarrollo del colágeno. Además de hidratar, previene el acné. También mantiene la salud de los ojos y ayuda a luchar contra los problemas oculares.

Nutricosméticos antiedad

¿Funcionan, no funcionan? Sí funcionan y son necesarios para que nuestro organismo, mente y piel hagan el mutch perfecto.

Roberto nos habló de unos muy completos de Nutrilife y destacó el Omega 3. Sin embargo, es importante que todos estén asesorados.

Inyecciones de vitamina C

Un hallazgo que Roberto me contó es que se inyecta, por lo menos, dos veces al mes, y cuando el dinero le alcanza, vitamina C. “Son costosas, pero valen cada peso”. Pues resulta que la vitamina C intravenosa es absorbida por nuestro cuerpo al 100%, además que ayuda a producir mayor energía y destruir células cancerígenas.