Lo dijo Frida: «Donde no puedas amar, no te demores». Qué sabia y oportuna suele ser esa frase ¿no? Todas hemos tenido a esa persona que nos hace irradiar amor y felicidad; es una de las experiencias más bonitas y gratificantes.

Cuando estamos enamoradas sentimos que caminamos sin tocar el suelo, pero cuando la realidad se aproxima comenzamos a ver los detalles y defectos que no nos agradan mucho.  Aunque debemos estar conscientes de que cuando hablamos de amar, hablamos de aceptar y reconocer al otro como es, con sus dones y desvirtudes. Si estás atravesando una separación, divorcio o ruptura amorosa, no dejes que ésta te supere, hazle frente y repítete -a ti y al mundo-, ¡me divorcié y estoy feliz!

Según un estudio realizado recientemente en la ciudad de Utah, 73% de los divorcios son ocasionados por falta de compromiso entre los miembros de la relación o, por lo menos, de uno de ellos.

Estar comprometidos como pareja se refiere al nivel de disposición para aceptar y acoplarse al otro. Cuando dos personas se encuentran verdaderamente comprometidas, se nota en el amor, respeto y la estabilidad de su unión. ¿Cómo se logra esto? Planteándose juntos objetivos en común, en pro del bienestar de su relación.

Sin embargo, hay relaciones que están destinadas a no ser, pero que fueron necesarias en tu vida para sacarle provecho en términos de experiencia y aprendizaje.

Es mejor que veas el vaso medio lleno y no medio vacío, es importante reconocer que nada en la vida es casual, que si algo pasa es porque esa vivencia era necesaria para tu formación como ser humano.

Eso sí, tienes que estar consciente de que es «mejor estar solo que mal acompañado» o infeliz, porque no nacimos para estar de tristeza en tristeza; al contrario, vinimos a vivir.

Hoy queremos regalarte 5 consejos claves para superar una separación y ser feliz en el proceso:

  • Ve el lado positivo. No es necesario estar en una relación llena de conflictos, que no te suma ni te hace feliz. A veces, es mejor cortar por lo sano y mirar con buenos ojos la experiencia de haber compartido juntos, sin reproches y con mucho optimismo al porvenir.
  • Haz actividades que te distraigan y te hagan sentir fabulosa. Disfruta de tiempo de calidad por y para ti; recuerda que tú eres el gran amor de tu vida.
  • No te aísles. Reúnete con tu familia o amigos, con quienes tú desees, habla sobre tus problemas y libérate de todo lo que te genere dolor.
  • Vive tu duelo. No le pongas restricciones a tus emociones, permítete sentir rabia, dolor, tristeza, etc. La mejor manera para superar estas situaciones es aceptando y reconociendo lo que sientes. Luego, lo soltarás y dejarás ir.
  • Perdónate. No te culpes, no eres responsable de que no haya funcionado. Despójate de las culpas y abre tu corazón.

Comparte tu opinión