Seguramente te pasa como a mí, espero para pagar, con los niños corriendo, el monedero extraviado en el universo infinito de mi bolsa y las personas que están a mi alrededor queriendo hacer amistad (hablan y hablan).

La idea no es ser antisocial y comerte las uñas para “liberar estrés” según tú mientas llega el momento para pagar. Con estas opciones puedes pasar un momento tranquilo mientras  toca tu turno.

¿Mucha cola para pagar?: maneja el estrés y haz lo siguiente

  • Mejora tus habilidades sociales: iniciar una conversación con ¿por qué se demoran tanto? No es indicado, puede generar más estrés del que ya hay. Siempre con una sonrisa amable, integra tus ideas a la conversación y conoce personas nuevas en estos 15 minutos de agonía (hay que cruzar los dedos para que tengas un guapo cerca).
  • Organiza tu cartera: puedes aprovechar para organizar tu billetera o cartera. Papelitos de dulces coleccionados en el bolsillo interno, tickets arrugados y vencidos, notas viejas y miles de cosas más que ocupan espacio.
  • Micro-productivo: si empiezas a mirar el reloj cada minuto, solo conseguirás más desespero y mal genio. Puedes optar por pagar el recibo de algún servicio por tu dispositivo inteligente, anota las actividades pendientes, envía ese correo importante, etc.
  • Usa tu imaginación de forma coherente: empieza a ver la distribución del establecimiento. Ubica dónde está la carnicería, la frutería, la parte de los lácteos, el área de dulces, etc. Así en la próxima visita ya sabrás a cuál pasillo ir directo.
  • Juega con tu teléfono: si tienes algún juego preferido, es momento de pasar el tiempo y subir de nivel. Así liberas estrés y el tiempo se acorta.

Son recomendaciones que no son para nada difíciles, se trata de poner un poco de ingenio y controlar la ansiedad y desesperación en momentos donde la solución se sale de tus manos.

 

Información sugerida por: Strendus.

 

LEER MÁS SOBRE: 5 VENTAJAS DE HACER EL SÚPER EN INTERNET

Comparte tu opinión