Así como rápido viene, ¡rápido que se vaya! Sí, ese dolor de cabeza que te molesta sólo de agacharte a buscar algo, ese mismo que estaba ahí y se mantenía palpitante, esperando el momento ideal para atacarte cuando creías que ya se había ido. La insufrible –y más común de lo que crees– cefalea, que tiene un gran factor emocional y te sube la presión arterial en los instantes menos indicados.

Por: Lid Barrientos

¿Cómo quitarla rápido y sin quedar dopada en el proceso?

Aquí es donde entran las soluciones tradicionales: “Pon los pies hacia arriba y reza el Credo al revés, mientras doblas una cinta blanca alrededor de tu dedo índice derecho…” ¡Ay, no! Aunque sea desesperante, esto responde a una razón física, y no a un hechizo o embrujo.

Si hay algo que considerar de las cefaleas es que, junto con los dolores de espalda, son una de las causas más comunes de baja laboral. Lo peor de todo este cuadro es que nos automedicamos sin considerar que, a largo plazo, el abuso de analgésicos puede incluso llevarnos a cuadros de fuertes migrañas. ¡No queremos eso!

Recuerda que un dolor de cabeza le puede ocurrir a cualquiera, pero su frecuencia e intensidad podrían ser sinónimo de otra patología, como un accidente cerebrovascular (caso extremo). Consulta a tu médico primero, una vez que sepas que se trata de cefaleas tensionales, podrás optar por los medicamentos de origen natural, tratamientos como la acupresión, y la mejor de todas las opciones: hábitos de vida más sanos.

Comer bien

Distinguir cuáles son los alimentos potenciadores de los dolores de cabeza sería el primer paso. Los médicos siempre han manifestado que es saludable saber qué es lo que le sienta mejor a tu organismo y qué no. Llevar un diario de ello es la primera recomendación que dan. Así tendrás tu propio registro que te permitirá controlar las incidencias en los dolores de cabeza.

Si bien cada persona es única y todos reaccionamos de formas distintas se ha comprobado que hay ciertos grupos de alimentos que te podrán ayudar a controlar los síntomas de las cefaleas. Será importante mantener las cuatro o cinco comidas diarias en un horario más o menos fijo. De esa forma asegurarás que las ingestas tengan un reparto homogéneo de calo- rías y un nivel constante de azúcar en la sangre, importante para el cerebro.

Mantener un funcionamiento regular del estómago previene los dolores de cabeza, ya que ambos están estrechamente relacionados. Lo ideal será no durar más de tres horas sin comer. Estos son los alimentos que te ayudarán, por sus características diuréticas, a restablecer y mantener la presión arterial:

Almendras. Si comes entre cuatro a cinco al día, pueden actuar como aspirinas. Siempre y cuando no sean con sal, de lo contrario estarías causando exactamente el efecto opuesto al fomentar la retención de líquidos. También ricas en magnesio, te ayudarán a reducir la tensión y relajar los músculos.

Mix de espinaca con piña. La piña es altamente diurética. Este es un plato rico en antioxidantes y magnesio. Te fortalecerá y relajará a la vez.

Alcachofas. En definitiva no puede faltar en tu dieta si lo que deseas es prevenir. ¿Por qué? Sus compuestos sedantes naturales te ayudarán a reducir la tensión física y emocional. Además, tiene un gran efecto sobre el hígado e impide las malas digestiones.

Aromaterapia

Con un nombre tan explícito, ya sabes por dónde va el tema. El olfato y la memoria tienen una relación muy estrecha, ¿por qué no usarla para regresar a esos recuerdos que nos transmiten calma? Los olores actúan en nuestro interior por asociación de imágenes, evitando que la conciencia intervenga. Es un tema más emocional, y por ello, los aceites esenciales serán ideales para controlar las cefaleas.

Puedes incorporarlas a tu hogar con aceites aromáticos para ambientar. Aunque si deseas un efecto más inmediato, podrías realizar vahos con las siguientes plantas:

Lavanda: Con sus efectos analgésicos, esta planta actúa como antiespasmódico en las venas para controlar el dolor. Además, tiene un efecto sedante para el sistema nervioso, ayu- dándote a disminuir las tensiones y el estrés.

Menta: Una de las más poderosas para controlar la presión arterial en tu cabeza, al ata- car directamente las venas con su efecto dilatador, mejorando la circulación de la sangre. Incluso es refrescante. ¿A quién no le gusta?

Romero: Esta planta ayuda al hígado a estabilizar el nivel de azúcar en la sangre, al mejorar el metabolismo. Calienta el cuerpo, por lo que aumenta la circulación sanguínea.

Comparte tu opinión