¿Sabías que hay algunos beneficios laborales que otorga la ley para el proceso de casarte? 

Por: Ivonne Vargas Hernández 

Enlistar los beneficios que prefieren los empleados para quedarse en un trabajo causa polémica. También opiniones dividas, porque la flexibilidad -por citar un caso- no significa lo mismo para ti, para mí, los millennials o los boomers. Hay quienes anhelan más tiempo para estar con sus familias, otros se mueren por más prestaciones (como un fondo de ahorro), mientras tener un plan de carrera es el hit para 80% de los millennials, revela la encuesta #DNAMillennial, elaborada por la firma Hays.

¿Y si a mí no me interesan esas prestaciones por el momento, y prefiero tiempo para organizar mi boda?, ¿cómo me categorizan? En el trabajo todos queremos ‘regalos’, es decir, beneficios diferentes, canogías. Pero resulta que las opciones en las empresas no siempre son igual de variadas, y las cifras respaldan esta afirmación. El 52% de las organizaciones en México -indica Hays en su informe-, no trabaja hoy ningún ajuste para atraer y retener al millennial, prefieren los esquemas conservadores.

Bajo esa perspectiva el reto, me parece, es qué hacen las empresas para tener una cultura más abierta y contemporánea donde, y resumido en una frase, la gente fluya de una manera más rápida, sin importar la generación. No digo que todo es responsabilidad de la empresa, pero sí corresponde a éstas asimilar que no todo beneficio a empleado se materializa en vales, viernes de ropa casual, gimnasio, pasteles de cumpleaños.  Los incentivos, y vale analizarlo, son valorados al relacionarse con temas personales que impactan al empleado.

Regresando al asunto de las bodas, algunas empresas se han puesto creativas en otorgar ayuda al empleado para cumplir la maratónica labor de casarse. Por ejemplo, en Boxed, empresa comercializadora de productos a granel por Internet, su CEO, Chieh Huang, apoyó con un bono a un empleado próximo a casarse, pero que había suspendido la boda por problemas económicos a causa de la salud de su mamá.

La startup decidió incluir a la lista de beneficios un bono matrimonial. «No hacemos comidas gratis, no tenemos los salarios más extravagantes, pero nos centramos en cosas que realmente impacten”, declaró el CEO ante algunos medios de comunicación en Japón.

No estamos en el Imperio del Sol, pero en México algo existe. Atendiendo a nuestra edición de junio «Novias» y que estás en la locura de planeación, ten en mente que en el país hay dos recursos tratándose de matrimonio: la Ayuda para Gastos de Matrimonio del Instituto Mexicano del Seguro Social, así como un permiso de tres días hábiles, que algunas compañías manejan como prestaciones superiores a la Ley. En Chile, por ejemplo, la Dirección del Trabajo (algo similar a nuestra Secretaría del Trabajo), establece la prestación de cinco días pagados por concepto de matrimonio.

La ayuda por Gastos de Matrimonio (que aparece en el artículo 165 de la Ley del Seguro Social) no es una cantidad para desbordarte, pero todo suma. Son 30 días de salario mínimo (en Ciudad de México esto corresponde a 80.04 x30= 2,401 pesos). Este beneficio sólo funciona si eres, o tu pareja, trabajador activo en el IMSS. Si los dos tienen el seguro, ambos pueden solicitar la ayuda en la Unidad de Medicina Familiar correspondiente y, después, acudir a la Afore que administra tu cuenta, ellos realizan el trámite.

De acuerdo con información publicada por el IMSS, la cantidad se entrega en un máximo de cinco días hábiles vía cheque o depósito, aunque todos sabemos que la velocidad y efectividad en la acción no es una virtud de esta institución. Este apoyo no aplica para la segunda, tercera y cuarta vuelta (boda), solo para la primera.  Respecto a los tres días adicionales, si bien la Ley Federal del Trabajo no establece, y por tanto, no obliga a las empresas a esta prestación, en algunos casos la organización lo concede como un permiso vacacional. Es importante revisar los reglamentos internos de trabajo y tu contrato para saber si este beneficio existe. Hasta ahí por la parte formal, lo ideal es que busques negociar esta ayuda con tu jefe y con recursos humanos, y aquí invitar a los jefes a la boda puede ser un ‘empujón’ para conseguir los anhelados días extra, pocos, pero de gran ayuda.

Proveer un día de la boda, o day off around wedding, es la prestación que algunas empresas como MTV ya otorgan. Y la pregunta es ¿no resultaría mejor ‘vender’ al empleado esto como beneficio?, en lugar que la colaboradora termine estresada, enloquecida y, de cualquier manera, se salte el día por ir a su prueba de pastel. De nuevo: ¿cómo fidelizamos empleados, de manera más personalizada?

Nada ha funcionado ni funcionará, si antes no conocemos qué mueve a la gente. Eso marca la diferencia entre ser una empresa sexy y de primer mundo en atraer y retener talento, en vez de ser una organización de tercer mundo expuesta a vivir un – de por sí- retador ambiente de trabajo. Seamos polémicos y pensemos en eso.

Por cierto, ¿sabes qué beneficios podrían resultar desechables?

En la encuesta realizada por Hays a profesionales de la generación millennial (menores de 35 años), se les preguntó de qué prestaciones podrían prescindir:

  • Vales de gasolina: 13%*
  • Vales de restaurante: 30%
  • Vales de despensa: 13%
  • Gimnasio: 27%
  • Dress code causal: 17%

* Porcentaje que puede prescindir de esa prestación.

Comparte tu opinión