Orden físico + orden mental = equilibrio

¿Sabías que tener la casa organizada nos libera de tensiones y nos vuelve más eficientes? Si no, pregúntaselo a Marie Kondo.

Las familias felices viven en hogares limpios, ordenados y armoniosos. Si quieres cambiar la vibra de tu casa, ¡arréglala!

Un estudio realizado por el Instituto de Neurociencia de Princeton asegura que las personas que viven en casas desordenadas tienen mayor sensación de cansancio, producto del estrés que origina estar en un lugar caótico.

Habitar una casa organizada ayuda a:

  1. Dormir mejor.
  2. Reducir el estrés.
  3. Aumentar la concentración.
  4. Prevenir gérmenes, bacterias, moho, polvos y hongos.
  5. Aprovechar mejor los espacios para guardar cosas y usar los muebles de manera funcional.
  6. Desear permanecer más tiempo en ella.
Tendencias de decoración en la cocina, ¿cuál te late más?

¿Por dónde empezar?

Divide la limpieza por secciones. Puedes comenzar por la cocina, siguiendo con el baño, luego los cuartos y finalmente la sala. Lo importante es concentrarte en un área y luego avanzar poco a poco. 

Si tienes problemas de acumulación, aplica la regla del uno por uno. Es decir, por cada artículo que entre a tu clóset, bota uno. Entonces, antes de comprar algo nuevo, tira algo viejo.

Hablan los expertos

  • Antes de hacer una compra piensa si realmente lo necesitas y así frenarás el deseo de acumular poniendo una barrera al principal foco del desorden, recomienda la autora de “New order”, Fay Wolf.
  • Francine Jay, escritora de “Los placeres de una vida minimalista”, sugiere hacer uso de las 3 T’s. Clasifica tus pertenencias en:
  • Trasto (tirar o reciclar).
  • Tesoro (guardar).
  • Traspaso (vender o regalar).

orden

La gurú del orden

Marie Kondo es famosísima por sus libros sobre la organización y limpieza del hogar y su programa en Netflix. En 2011 con “La magia del orden”, dio a conocer su método KonMari, basado en la “manera japonesa de ordenar”.

Marie recomienda:

  1. Conservar solo los objetos que nos hacen felices. Para hacer esta elección, sostenlos en las manos mientras reflexionas si te dan alegría o no.
  • Organiza por categoría, no por lugar. Empieza por la ropa, luego libros, otros objetos y, por último, los recuerdos sentimentales.
  • Ten en el clóset solo las prendas que usas y que te quedan bien.
  • Dobla la ropa en vertical. Puedes ver de qué se trata en Netflix o en Youtube.
  • Cada tipo de objeto solo debe guardarse en un sitio. Por ejemplo, todas las franelas en un solo cajón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos @KENArevista!

Acompáñanos en nuestras redes sociales y no te pierdas ninguna nota de KENA.