Celebremos este día mundial dedicado al Orgasmo Femenino, con testimonios de la vida real.

Hice un sondeo silvestre (así le llamo a un estudio para nada oficial ni estadístico) con mis círculos cercanos de mujeres para conocer cuándo y cómo sintieron este latigazo de electricidad, Big O o petit morte por primera vez en sus vidas. Si bien el orgasmo femenino no es un tema tabú entre nosotras, sí lo es cultural, social y familiarmente, en la mayoría de los casos.

El placer sexual suele ser más negado hacia nosotras las mujeres, más secreto, más visto como impúdico y pecaminoso que para un hombre. Sobre todo en edades tempranas y suele dejarse como responsabilidad de la pareja (llámese el esposo) y como cosa de “grandes”. Además de que no hay (o quiero pensar en tiempo pasado “no había”) mucho apoyo del campo. Es más fácil ver películas de pubertos hombres autogestionando su placer que de mujeres pubertas.

Parte de la revolución feminista va por el derecho al placer y esto es motivo mundial de que le dediquemos el 8 de agosto para ponerle atención, dar información, restarle al prejucio, insentivarlo y calibrar cómo vamos.

Guardo completamente la confidencialidad y cambio los nombres de este sondeo silvestre del primer orgasmo femenino de cada una de las participantes de esta nota. Muchas gracias amigas 🙂

Mi primer orgasmo honestamente no recuerdo la edad porque fue yo solita tocándome y explorando mi cuerpo, cuando descubrí la masturbación y que el placer me lo puedo conceder yo misma. Más adelante, a los 18 años con mi primer pareja sexual descubrí el orgasmo en una relación sexual y ¡fuuuuf! tuve la fortuna que fuera con una pareja muy complaciente, paciente y dedicado a hacerme descubrir miles de nuevas sensaciones. Juntos experimentamos nuestra sexualidad y lo que nos ponía a mil por hora. Pienso que a esa edad las hormonas están a flor de piel y obvio después de la primera pues ya no podíamos parar. También recuerdo la primera vez que me hizo sexo oral y no olvido cada detalle, ¡me volvió loca de placer! ¿cómo había podido vivir tantos años sin haber tenido esa sensación nunca antes?

Firma: Flor de piel

La primera vez que sentí algo increíble fue con mi primer novio ( “Chuchito” ) ¡jajajajaja!… en Acapulco. Escondidos por que estaba mi mamá, mi tío, tías etc, etc. Llegamos de un bar medio happies y sin tanto rollo en el piso de la sala mientras los sillones medio que nos tapaban, será la adrenalina, lo happy, nuestro amor primero, la curiosidad o todas las anteriores… ¡pero por primera vez sentí algo increíble y explosivo!

Firma: Acá sabroso Aca

Ya bastante grande, por ahí de los 24. Aunque empecé mi vida sexual muy chica, ahora sé que no había tenido eso hasta que lo tuve. Como dicen, si dudas si lo has tenido, ¡no lo has tenido! Fue la primera vez (ve cuánto me tarde?!) que me toqué yo misma en plan explorativo porque hasta empecé a dudar si sería frígida. Y me da un poco de pena, pero fue viendo una porno que le habían cachado a mi hermano menor

Firma: Big Sister

Fue por ahí de la universidad (entre los 18-23 años de edad). Yo en ese tiempo solo “fajaba”con mis novios. Ahora pienso que deberíamos regresar a eso, o al menos dedicarle más tiempo. El “faje” (así decimos en México al preámbulo de besos y caricias sin penetración) se puso intenso y con sus dedos hizo algo maravilloso que explotó dentro de mí. A la fecha, solo así llego al orgasmo. Nunca lo he logrado con penetración, así que si se ponen de que luego luego… olvídalo, jamás llego

Firma: No hay que llegar primero, pero hay que saber llegar

Y para que festejes este día como se debe, te dejo la reflexión de pensar en tu prima vez y esta nota, con 9 zonas de tu cuerpo para alcanzar el orgasmo femenino.


Síguenos en redes sociales como @KENArevista: